La ya conocida técnica de “corta y pega” genético CRISPR, que sin duda es uno de los mayores triunfos de la investigación que parte de la modificación del genoma con sus correspondientes dilemas éticos sobre sus limitaciones; ha vuelto a recibir una nueva propuesta para hacer ediciones centradas pero en el ARN, sin que el ADN se vea afectado.

La nueva propuesta de “cortar y pegar” proviene de Feng Zhang, el dueño de la patente de CRISPR, una tecnología que permite seccionar la porción del ADN que está dañada y que es responsable de que no funcione de forma correcta el gen que causa la enfermedad, pero sin embargo, este procedimiento aún no tiene la precisión necesaria como para garantizar la ausencia de daños que puedan provocar otras mutaciones dañinas, por ello lo que propone Zhang es realizar los cambios en el ARN.

Para lograr lo propuesto por Zhang y su equipo de la Universidad de Harvard y del MIT, usarán un editor denominado Repair para que los cambios se realicen directamente en el ARN y al hacerlo se le habilitará para sintetizar proteínas con las funciones correctas, independientemente de la información genética de origen, sin tocar ni afectar el ADN; la nueva herramienta utiliza con una proteína desconocida “Cas13B” que se encarga de cortar zonas específicas del ARN.

técnica de “corta y pega” genético CRISPR

Repair actúa corrigiendo las 4 letras que componen el ARN: A Adenina, U uracilo, G guanina y C citosina, cuando se unen de forma errónea las letras constituyen focos de muchas de las enfermedades que hoy día no tienen terapias.

Lluís Montoliú, investigador científico español, destaca que se erradican los dilemas éticos que van implícitos en la posibilidad de modificar el genoma donde no se desea hacerlo, es decir, este no cambia en ningún momento; prosigue afirmando que aun cuando por ahora no se aplicará en los humanos las posibilidades en el futuro son muchas pero pasa por demostrar su fiabilidad en animales.

En paralelo al trabajo investigativo de Zhang, la revista Nature publicó otro avance que mejora el CRISPR (cas9) que modifica el ADN, el mismo consiste en evaluar la posibilidad de dar más precisión a la técnica mediante una enzima que reescriba en vez de cortar, esto lo lidera David Liu de Universidad de Harvard.

La técnica de Liu, consiste en reescribir las letras de la base del ADN tal como un lápiz, solo que este es genómico; la misma es capaz de introducir en las células las instrucciones para que ellas mismas puedan reparar sus mutaciones propias, así no se interrumpe la cadena con resultados mucho más limpios y efectivos que el procedente de las tijeras moleculares.