Hacer el Camino de Santiago es todo un reto personal, además de exigir de una buena planificación. Si vas a hacerlo por primera vez, tienes que tener en cuenta muchos detalles: mejor época para ir, qué ruta hacer, qué llevar en la mochila, dónde dormir, etc.

Santiago de Compostela

Para poder disfrutar y vivir la experiencia del Camino, no puede faltar ningún detalle, de ahí que sea tan importante la planificación del viaje. Puede ocurrir que no tengas tanto tiempo para organizarlo, en ese caso, lo mejor es contar con una agencia de viajes especializada. En este sentido, SantiagoWays es un referente mundial en la organización del Camino de Santiago.

Esta agencia está formada por un equipo de entusiastas y amantes del Camino, por lo que conocen todas las rutas. Y no sólo eso, también conocen todos los detalles importantes que has de tener en cuenta para poder disfrutar del viaje. Además, participan en un fondo solidario que tiene como objetivo la conservación y promoción del Patrimonio Natural y Cultural del Camino de Santiago.

Como agencia de viajes especializada en el Camino, ofrece paquetes a medida, para que puedas disfrutar de la experiencia a tu manera. No todos los peregrinos son iguales, ni en condiciones físicas, ni en tiempo, ni en gustos personales. Por este motivo, la personalización de la ruta es tan importante.

Por otra parte, como bien sabes, el Camino de Santiago se puede hacer desde diversas rutas. Cada una de ellas es diferente, en etapas, paisajes y vivencias. Una de las rutas que menos transitada estaba hasta ahora, y que se está empezando a visitar es el Camino portugués por la costa, una ruta de 150 kilómetros.

El Camino portugués por la costa, sale de Oporto, en Portugal, para llegar hasta Santiago de Compostela. Este camino recorre paisajes de increíble belleza natural, pasando por la desembocadura del río Miño, lugares como A Guarda, Oia, Baiona, Vigo, Redondela, Pontevedra, Caldas de Reis, Padrón y finalmente Santiago.

Las diferentes etapas se pueden planificar de forma personalizada en función de los kilómetros diarios que quieras recorrer. Para una semana de tiempo, recorrer 25 kilómetros al día es una forma muy fácil y poco cansada de hacer el recorrido. Si dispones de menos tiempo, puedes condensar varias etapas en una y recorrer el doble de kilómetros al día. Todo depende de cómo quieras vivir el Camino, tu forma física, y la finalidad de la experiencia.

Sea como fuere, hacer el Camino siempre es una experiencia inolvidable y única, incluso si repites la misma ruta. Pero para estimular los sentidos, lo mejor es escoger una ruta distinta cada vez. El Camino de Santiago desde Finisterre, por ejemplo, tan sólo tiene 85 kilómetros, con lo que se puede completar en pocos días.

Esta ruta, redescubierta recientemente, suele hacerse como una extensión del propio Camino, es decir, una vez y los peregrinos llegan a Santiago, continúan su periplo hasta Finisterre. Se dice que esta ruta es una de las más antiguas, y llega hasta la famosa Virgen de la Barca en Muxía. Durante el trayecto, caminaremos por la Costa da Morte, donde dice la leyenda que muere el Sol y se juntan los mundos de la luz y la oscuridad. El nombre le viene por la cantidad de barcos que han naufragado en la costa a lo largo de la historia.

Esta ruta, también conocida como la peregrinación al fin del mundo se conoce desde el siglo XIII. El camino atraviesa preciosas aldeas rurales como Ponte Maceira, Negreira, o la hermosa Olveiroa, pasando por Corcubión y Muxía hasta llegar al faro de Finisterre, el lugar más lejano del mundo conocido.

Pero volviendo a la ruta portuguesa, otra opción muy recomendada es hacer el Camino portugués desde Tui, que transita a lo largo de 119 kilómetros. Este camino es de los más fáciles de hacer, apto para todo tipo de personas sin importar la edad o las condiciones físicas. No por ello, le quita mérito ni al esfuerzo realizado, ni a las distintas etapas.

La ruta sale de Tui para llegar a Porriño a 18 kilómetros, sigue hacia Redondela y enlaza con Pontevedra, Caldas de Reis, Padrón, y llegar finalmente a Santiago de Compostela. A lo largo del camino pasaremos por San Bartolomé de Rebordans, pasando por el Ponte das Febres hacia el río Louro hasta llegar a la parroquia de A Magdalena. A continuación, encontramos Orbenlle, desde donde parten varios itinerarios alternativos.

Escojamos el itinerario que escojamos, el objetivo no tanto llegar a Santiago, que lo es, sino vivir el Camino. Cada etapa es una experiencia que se quedará con nosotros el resto de nuestras vidas. Tanto es así, que todos aquellos que han realizado alguna vez alguna ruta del Camino de Santiago, no sólo han repetido, sino que muchos se convierten en peregrinos constantes y lo hacen cada año.