Los cuatro miembros de ‘La Manada’ inculpados por  violación en grupo y quienes continúan en libertad con cargos serán desterrados del país una vez se aclare su responsabilidad en la agresión sexual la cual sigue en investigación.

Este jueves la Policía Nacional detuvo a los cuatro sospechosos de nacionalidad argelina, los mismos fueron trasladados a la comisaría para su identificación. Después de probar su situación irregular en territorio español, se levantará un procedimiento administrativo para expulsarlos del país.

Como se sabe es un procedimiento largo que está sujeto a la decisión de la juez, el caso de violación grupal fue acontecido en un parque de Bilbao  el 1º de agosto y los cuatro imputados están en libertad con cargos, y el convenio de presentarse a firmar en el juzgado todos los días.

La joven víctima de 18 años, reconoció claramente a dos de sus agresores – con uno de ellos había quedado a través de las redes sociales encontrarse- el mismo ya está en la cárcel de Basauri. Aunque no confirmó con certeza la intervención de los otros cuatro, razón por lo cual la juez espera los resultados de la prueba de ADN para formalizar o no su participación.

Dada la situación irregular en el estado, la jurisdicción competente podrá fijar el ingreso en un CIE hasta resolver la expulsión, sin embargo el tener que presentarse a diario en el juzgado los mantiene en libertad. La Policía Nacional antes de comenzar el procedimiento en extranjería, puso en conocimiento tanto a la Fiscalía como la juez instructora y la Ertzaintza sobre los hechos.

Este caso de La Manada de Bilbao causó gran revuelo entre la comunidad vasca, aunque no ha sido el primer episodio de agresión sexual. En Vitoria cuando celebraba sus fiestas esta semana, hubo dos aprehendidos por dos ataques sexuales. En San Sebastián hubo otro detenido por presunta violación a una menor.

En Vitoria ha causado una fuerte polémica, el hecho de que miembros de uno de los grupos que participan en los festejos llevaran pancartas donde se ponían en duda las denuncias por agresiones sexistas y  violencia de género con mensajes que decían «La violencia es un tema de actitud, no de género #quenoteengañen» o «Falsas denuncias=maltrato=misma condena”.

El grupo en cuestión fue desalojado inmediatamente de los actos de la celebración, pero esto pone en evidencia que exista una parte de la población que sigue deliberando sobre la veracidad de los números de casos sobre violencia de género.

 El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran expresó «Es inaceptable que se cuestione la violencia machista y se equipare el bajo porcentaje de denuncias falsas con los casos reales de maltrato que sufren las mujeres«.