La última actualización de las cuentas de la Consellería de Medio Rural de la Xunta cuenta al mediodía del martes con 21 incendios activos, ocho estabilizados y 21 controlados.

La severidad extrema de los dos días anteriores se ha reducido y el mejor ejemplo de ello es que en la mañana de este martes, las alertas de situación dos fueron desactivadas por la proximidad de los núcleos de población en todos los incendios. La lluvia, la desaparición de vientos violentos y el descenso de las temperaturas el lunes por la mañana permitieron a los servicios extintores poner fin a la grave ola de incendios, pero la alarma sigue sonando en la comunidad y continúa desplegando una importante operación de extinción con medios y refuerzos autónomos del Ministerio de Medio Ambiente y la Unidad Militar de Emergencia (UME).

Cuatro personas permanecen en el Hospital de la Consellería de Sanidad, lo que confirma que tres personas siguen hospitalizadas por quemaduras provocadas por incendios en los hospitales de La Coruña y Povisa, en Vigo, y una cuarta sigue hospitalizada en Álvaro Cunqueiro, Vigo, por fractura de tobillo.

Gracias a las lluvias, el día de ayer solo quedaban unos 21 incendios activos en Vigo

Vecinos de Vigo fueron desalojados por los incendios

Cuatro personas han perdido la vida desde el domingo por la tarde, además, un total de ocho personas recibieron asistencia por quemaduras por incendios y los servicios de urgencias del servicio sanitario gallego se ocuparon de casos menores de inhalación de humo ambiental y procesos de ansiedad, principalmente en las zonas de Vigo, Pontevedra, Ourense y Lugo.

La dramática situación del lunes provocó la visita a Galicia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y este miercoles desembarcará en Galicia la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina y los líderes del PSOE y Podemos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Las fuentes oficiales de la Guardia Civil de A Coruña confesaron que los primeros signos apuntan a la intencionalidad en gran parte de los incendios, confirmando las sospechas desde el inicio de la ola de incendios.

Las fuentes de la encuesta consultada por Efe no descartan hipótesis en el caso de Galicia, pero señalan que la evidencia parece sugerir una “intencionalidad manifiesta“, tanto por la estructura de los hogares como por la distancia entre ellos y los demás.

Esta hipótesis se hace más fuerte una vez que se ha dado con la existencia de una red criminal que están detrás de los incendios y que está virtualmente excluida, aunque parece obvio que hubo varios autores y que estaban muy organizados; si efectivamente hubo intencionalidad, los posibles culpables sabían que el clima (vientos de ráfagas esperadas), la sequía y la baja humedad contribuirían a aumentar los daños.

Por su parte, la consejera de Asuntos Rurales de la Xunta de Galicia, Ángeles Vázquez, aseguró que “el 100% de los incendios forestales” registrados el pasado fin de semana fueron intencionados “y también aseguró que el área quemada por los 276 incendios de esta ola” será mayor que todos los incendios del año”.