El calzado es un elemento del atuendo, que adquiere un protagonismo propio tanto por sus cualidades como protección e higiene para los pies, como de diseño. Tanto en los zapatos de adultos como en los zapatos para niños se encuentran una gran variedad de artículos: botas, sandalias, deportivas, zapatos, alpargatas

En función del tipo de fabricación del calzado, se puede distinguir entre el estilo artesanal o a mano y el industrial o en serie. El calzado infantil tiene unas características propias, principalmente por el mercado al que va dirigido. En este sentido hay que reseñar las características particulares del mismo:

  • Por la propia naturaleza de las personas a las que va dirigido, el calzado infantil suele tener una vida útil más reducida que el de adultos, porque el natural crecimiento de los niños hace que, en la mayoría de las ocasiones, se quede pequeño sin que se haya completado su uso.
  • En general, los adultos son menos especulativos con la compra de ropa o calzado para su hijos que para sí mismos, ello supone que en la compra de este tipo de elementos se valoren aspectos como la calidad, e incluso la estética, por ejemplo, en los zapatos de Comunión.
  • La elección de un buen calzado es esencial en estas etapas de la vida para garantizar un adecuado desarrollo postural de los pies, piernas y columna. Un calzado deficiente, ya sea por un tamaño poco apropiado o por estar hecho de materiales de mala calidad, perjudicará las pautas de movilidad de los niños, condicionando posibles vicios posturales que pueden suponer lesiones más adelante.
  • La estética y las modas influyen más en personas más sensibles como los niños y eso puede llegar a condicionar la compra de determinadas marcas o tipos de calzado.

En la fabricación del calzado infantil deben diferenciarse las tres principales actividades que se desarrollan:

  • Cortado: Aquí, se efectúa el corte de las pieles o elementos textiles con los que va a fabricarse el zapato. Como en todos los procesos, variará según la calidad de las materias primas y del tipo de proceso de fabricación (industrial o artesanal) la calidad del producto, una vez terminado. En los zapatos de calidad se utilizan pieles de la máxima suavidad que no irriten los pies de los niños y se adapten a su fisonomía.
  • Guarnecido: Es la fase en la que se presentan los elementos que conforman el zapato.
  • Montado: Supone la colocación de la suela, que pone término al proceso. La suela se ensambla mediante tres técnicas: el pegado, la inyección y el cosido. El cosido fija la suela al resto del zapato mediante el cosido que puede ser tanto manual como mecánico, para aquellos calzados que por la dureza de algún elemento se requiera una mayor presión.

Sin embargo, los procesos de fabricación, aunque tengan en común muchos elementos, se adaptan al tipo de calzado concreto, desde las sandalias, a unas deportivas, pasando por las botas o unas zapatillas domésticas, cada uno tiene sus propios detalles.

Si hay una diferencia visible entre el calzado infantil y el de adulto son los colores y motivos de uno y otro. Teniendo en cuenta al público al que va dirigido, el calzado de niño presenta coloridos y motivos muchas veces relacionados con las películas, los personajes famosos… nada habituales en los calzados para adultos.Hoy en día la oferta de calzado para este segmento de mercado es amplísima, tanto en tiendas físicas como por Internet. Además los fabricantes realizan ambiciosas campañas publicitarias con las que promocionar sus productos en un mercado muy dinámico.