La estrategia que utilizan los letrados que forman parte de los cinco miembros de “La Manada” a la hora de poder contratar a un detective privado para hacer la investigación de la vida privada de la joven que realizó la denuncia en su contra, simplemente por el hecho de una violación múltiple que ocurrió en los Sanfermines del año 2016, nos parece algo detestable.

Los abogados de estos cinco chicos ya no saben ni qué hacer

Y es que parece ser una estrategia de un abogado en plena desesperación, según la declaración que hizo el día martes un experto defensor vasco.

Esta discusión ha estallado después de que el tribunal que se encarga de juzgar a los cinco jóvenes sevillanos, haya sido capaz de aceptar como una prueba el documento que fue realizado mediante el control de las redes sociales de la persona que hace la denuncia.

Este es un hecho que ha causado una tormenta de indignación general y que ha provocado una gran respuesta en internet, dándose a conocer los rostros de las personas que son acusadas con sus nombres reales.

La rabia también se ha incrementado al conocerse que el tribunal realmente no aceptaba como prueba las conversaciones por Whatsapp que los miembros que conforman “La Manada”, se habían enviado en los días pasados antes de que ocurriera el ataque sexual que fue el hecho denunciado por la joven y en lo que comentaban acerca de los supuestos abusos que habían cometido en Sevilla.

La estrategia que usa un abogado desesperado manteniendo vigilada a una víctima de La Manada

Hasta incluso se hablaba acerca de la posibilidad de realizar la compra de burundanga para poder atacar a la mujeres en las fiestas de San Fermín.

El informe anteriormente mencionado al parecer se ha difundido, por lo que parece ser que esto es un simple control de las redes sociales de la persona afectada.

En un primer instante, todo esto fue entregado por la defensa del ex militar (uno de los cinco implicados) y también por el ex guardia civil que también forma parte de los acusados.

En un comienzo, los jueces lo rechazaron, pero el primero de los dos jóvenes mencionados se tomó el trabajo de volver a entregarlo y es que en lo que fue la primera sesión, los abogados de las tres personas que fueron denunciadas entregaron como una supuesta prueba y esta no era más que una foto de la joven saliendo a divertirse con sus amigas, por si las mujeres violadas tuvieran que quedarse en casa y llorar todos los días.

Las acusaciones se negaron a que estas formaran parte de dicha causa al comprender que no era de importancia a que se pudieran referir a un hecho que ocurrió unos 14 meses  y después de que los hechos hayan pasado.

Pero sin embargo, los jueces fueron capaces de poder aceptarlos, sin la necesidad de tener un prejuicio de lo que es su valoración siguiente.