La necesidad de superar la denominada “cuesta de enero” impulsa la solicitud de este tipo de pequeños préstamos para el consumo por parte de las familias

La concesión de minicreditos ha comenzado este año con la misma tendencia con la que cerró 2018, ya que las empresas del sector no han bajado el ritmo de concesión de este tipo de préstamos al consumo y han iniciado enero con nuevos clientes. El motivo, según apuntan los expertos del sector, reside en que el mes de enero es uno de los meses en los que más préstamos de pequeño valor se conceden con la finalidad de que las familias puedan superar la denominada “cuesta de enero”.

De este modo, este ritmo en la concesión de minicréditos, la mayoría de ellos tramitados de forma digital por medio de empresas online, pone de manifiesto el dinamismo del consumo en España y el hecho de que las familias han perdido el miedo, o al menos una parte muy importante, a gastar.

En este sentido y según los datos facilitados desde el Banco de España, el crédito al consumo en España ha crecido en los últimos meses cerca de un 14%, lo que supone casi el doble de la media europea. Este tipo de minicréditos, según explican los expertos, es el préstamo concedido principalmente a las familias para costear los gastos del día día.

En cuanto al incremento en la concesión de este tipo de créditos, diferentes organismos en España consideran que se encuentra dentro de unos márgenes “normales” y “razonables”, destacando que tanto la concesión como la solicitud de este tipo de créditos se está realizando de una forma correcta.

Donde adquirir minicréditos online

El surgimiento en los últimos años de nuevas empresas online especializadas en el préstamo de dinero ha facilitado, y mucho, la solicitud de este tipo de préstamos, que suelen tener un valor de unos 1.000 euros, entre las familias. Para ello, estas compañías han establecido una forma de trabajar y un modelo de negocio por el que son capaces de ingresar el dinero solicitado en la cuenta de sus clientes en menos de 24 horas con total seguridad y transparencia, y al mismo tipo de interés que la banca tradicional.

Además, y esta es otra de las virtudes de estas nuevas empresas como bonsaifinance.es, dan más facilidades a sus clientes a la hora de pedir los minicréditos, ya que requieren menos documentación, menos papeleos y no establecen un mínimo de cantidad económica a solicitar, permitiendo que los clientes pidan el préstamo por el valor que realmente necesitan. Ni un céntimo más.

En concreto, los interesados en pedir un préstamo tan sólo tienen que aportar el DNI para demostrar que son mayores de edad, facilitar un número de cuenta a la que ingresar el dinero y entregar los documentos que demuestren que la persona cuenta con unos ingresos recurrentes todos los meses. Estos ingresos no tienen que proceder de una nómina.

Asimismo, estas entidades online también permiten la concesión de minicréditos a personas que están inscritas en una lista de morosos como ASNEF, lo que permite a un sector muy importante de la población acceder a un dinero que de otro modo le resultaría imposible y pudiendo solventar sus imprevistos de una forma cómoda y sencilla.

Y es que estas entidades online ofrecen, además, la facilidad de personalizar el crédito al máximo, fijando desde un principio las cuotas a pagar, los meses a devolver y el tipo de interés de una forma clara. Todo con la finalidad de que los clientes tengan las mayores facilidades y los menores problemas a la hora de devolver el crédito solicitado.

Para qué solicitar un minicrédito

Los minicréditos, como se ha dicho con anterioridad, son un tipo de préstamo al consumo que se caracterizan por ser de poco valor económico. Normalmente, son solicitados para que una persona o una familia pueda hacer frente a un imprevisto de último ahora, contando con dinero en efectivo en poco tiempo y poder subsanar la desagradable situación de no poder abonar un determinado trabajo.

Así, entre los motivos más comunes para solicitar un minicrédito, se encuentra la reparación del coche por una avería o la necesidad de pagar una reparación en el hogar. No obstante, muchas familias también solicitan estos minicréditos después de experimentar un gasto extraordinario, como por ejemplo en Navidad, para poder abonar con comodidad recibos comunes como la factura de la luz o el de los colegios.