La cadena de Supermercados Día se enfrenta a su peor crisis, con pérdidas de 352 millones de euros y con patrimonio neto en negativo de 166 millones de euros, técnicamente en quiebra.

Han sufrido una caída de ventas de 11.3% que representan 7.288.8 millones de euros, frente a los 8217 millones del pasado año. En atención a este panorama, la empresa anuncia despidos masivos hasta de 2100 empleados,  según dio a conocer la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Esta drástica medida asumida por la Directiva de la Cadena, tiene el objetivo de reconducir  el rumbo de la empresa, asegurar su sostenibilidad futura y reforzar la posición global del grupo,  además la medida va acompañada de un plan estratégico para lograrlo.

Los empleados afectados serán los de las Sociedades Dia y Twins Alimentación en España, una de sus filiales donde las ventas cayeron un 2.4%, que traducido en euros significan 5.148 millones.

El balance revelado contrasta con los beneficios reportados el pasado año de 101 millones, profundizando aún más la situación ya de por sí crítica de la empresa, cuya facturación neta se desplomó en 1000 millones, por lo que se encuentra en “causa de disolución”.

La grave crisis financiera y de negocio que enfrenta la cadena de supermercados Día, requiere de una inyección de fondos importante para revertir su situación, ampliando su capital.

La deuda neta de la compañía asciende a 1.452 millones de euros, 506 millones más que en el año 2017, esto según un comunicado de la cadena se debe al empeoramiento del capital vinculante.

En este sentido, Letterone el vehículo inversor del magnate ruso Mikhail  Fridman, anuncia su intención de lanzar una Opa, sobre el71% que aún no posee de la empresa, al mismo tiempo que anuncia la implementación de un plan integral de transformación de la cadena a cinco años.

De acuerdo con sus resultados contables, Día ha informado que ha llevado a cabo durante los últimos meses una investigación forense, con relación a las cuentas del 2017 que arrojó indicios de fraude, como consecuencia de esa investigación salió a flote un deterioro contable multimillonario que obligó dar a conocer los estados financieros del 2017.

Es por esto que se dirigirá a la fiscalía donde consignará los resultados de sus investigaciones, formulando la denuncia respectiva y continuando con el ejercicio de diligencia, responsabilidad y máxima transparencia  desde que tuvo conocimiento  de la situación de los ajustes contables.