Es muy común, ya sea de nacimiento o a causa de alguna sintomatología, que ciertas personas cuenten con algún tipo de sordera o ceguera . Y en ocasiones, esas discapacidades terminan sumándose, lo cual dificulta que se realicen cierto tipo de actividades o se disfrute de la vida plenamente.

Tal es el caso de las personas invidentes, que no pueden disfrutar de ciertos placeres tan comunes y sencillos como ver una película, leer un libro o aprender mediante espacios interactivos.

Por suerte existe lo que se le ha dado a conocer como audiodescripción y el subtitulado para sordos. La primera técnica se realiza a partir de una grabación en audio de un guión de audiodescripción (GAD). En la grabación se puede escuchar todo aquello que se ve en la pantalla y no puede disfrutar aquella persona que necesita hacer uso de este tipo de grabaciones.

Procedimiento de una audiodescripción

Toda audiodescripción debe cumplir una serie de requisitos dentro de la Norma UNE 15020:2005, de autodescripción profesional. La locución debe de ser clara; para ello hay que guardar el estilo, el tono y el ritmo de aquella grabación que se vaya a realizar.

Existen diversos tipos de grabaciones para las cuales resulta necesario el GAD, entre ellas podemos contar con películas, series de televisión, documentales, anuncios, videos de Internet, museos y muchas más opciones.

Para poder realizar dichas grabaciones o servicios tenemos que seguir una serie de pasos destinados a que autodescripción sea lo más fiel posible y represente los mismos valores que la obra original. Estos serían los siguientes:

  1. Análisis de la obra. La primera actuación que hay que realizar para este trabajo es saber cuales son los pros y contras que presenta y buscar un resultado óptimo. También se han de interpretar los conceptos y establecer unos recursos básicos para reproducirla inflexiblemente.
  2. Escritura del guión de audiodescripción (GAD). Consiste en rellenar los espacios en silencio con la descripción de lo que ocurre en escena. Esta parte es muy importante, pues necesita ser realizada de manera que coincidan los tiempos con aquello que se está viendo en pantalla para que la locución posterior encaje perfectamente. Es importante seguir los requisitos de la Norma de la UNE 153.020 de calidad, tal y como se pide en el proceso de este tipo de producto.
  3. Existe un paso que no se puede saltar que es una corrección del texto creado para la audiodescripción. Es un control de calidad necesario antes de proceder al siguiente paso.
  4. La grabación es el penúltimo paso que se realiza en un proceso de audiodescripción y se realiza con un locutor profesional. Este es un proceso que se realiza de forma profesional en cabina insonorizadas y libres de ruidos, posibilitando una recepción sonora mucho más limpia y nítida.
  5. Masterización y mezcla del sonido es la última fase que se hace en el proceso de la creación de una audiodescripción. Consiste en obtener la banda de audiodescripción en formato WAV lista encaja en tiempos. Si el resultado es positivo, el cliente puede obtener del producto encargado un fin satisfactorio.

Contenido subtitulado para sordos

No solo se genera contenido para ciegos o con algún tipo de déficit en la visión, también se crea contenido interesante para sordos, ayudando a este colectivo a estar al tanto de las novedades audiovisuales y otros recursos culturales que precisan de la audición para disfrutarse.

Aquellas personas sordas o que presentan dificultades en su audición, tienen la posibilidad de disfrutar de contenido que ha sido generado exclusivamente para ellos. Dicho contenido incluye películas y series, guías turísticas, cursos de formación, entrevistas, centros de exposición, festivales, entre otros.

Subtítulos para Sordos

Cualquier contenido audiovisual requiere de una adaptación para todo tipo de personas con deficiencia auditiva, es por ello que se necesita una serie de adaptaciones que se debe hacer sobre el producto, en este caso los subtítulos para sordos serán un estupendo recurso para obtener un buen resultado en la interpretación.

El subtitulado para sordos requiere de la creación de un archivo que será utilizado con el contenido visual que se haya generado previamente. Dicho subtitulado, será un archivo que según su formato, estará creado para que se incruste en el video en el momento de la masterización y mezcla de la pieza.

Este proceso favorece la comprensión por parte de los destinatarios y supone una inmejorable forma de integrarlos dentro del espectro cultural al que pertenecen.

Tanto para la gente de visibilidad reducida como para los sordos, la audiodescripción y el subtitulado son necesarios para llevar a cabo cierto tipo de actividades, por tanto, el reconocimiento de esa labor es un primer paso hacia una mayor variedad de contenido adaptado.

Por suerte contamos con empresas que se ocupan de esta importante tarea, permitiendo a otras iniciativas comerciales y solidarias llegar hasta un público más amplio, que reciba sus mensajes sin sesgos en la información. De esta forma pueden desarrollar procesos de venta más eficientes e inclusivos, así como transmitir los valores de su marca indistintamente de quien sea el receptor de los mismos.