Una joven de 20 años de edad se encuentra recluida en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Álvaro Cunqueiro, después de caer del piso 5 del edificio donde vive, situado en la avenida de La Florida, número 33 de Vigo.

Se informó que el hecho sucedió cuando la joven observo que la zona se encontraba tomada por la Guardia Civil, y al percatarse que se dirigían al departamento donde residía, intento bajar hasta el piso de abajo descolgándose, cuando repentinamente cayó al vacío, impactando contra un vehículo que se hallaba estacionado.

Igualmente se informó que durante el operativo realizado por la Guardia Civil, quedo detenido una persona, de quien se cree se trata del novio de la joven, quien pese a tener una orden de alejamiento, se encontraba en el edificio.

Se conoció que el estado de la joven es grave

La Guardia Civil informó a los presentes que con la detención de estos delincuentes juveniles, quedo desmantelada la peligrosa banda juvenil de “Los Betas”, de quienes se dice son responsables de más de un centenar de delitos que vienen cometiéndose desde el pasado año.

Trascendió que las transgresiones de las que se les acusa son robos, hurtos de móviles, lesiones, amenazas y acosos. Sin embargo, la investigación que sigue el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, continúa abierta y ya se cuentan hasta 15 los jóvenes investigados.

Joven cae de edificio al intentar huir de redada

Lo lamentable del caso es que muchos de los detenidos son menores de edad que se fugaron de centros tutelados, mientras que cuatro de los apresados que son mayores de edad, pasarán a disposición judicial en unas horas.

En el operativo intervinieron cerca de 50 efectivos de la policía, entre los que se contaban miembros del Grupo de Reserva y Seguridad y la Unidad de Seguridad Ciudadana de Vigo.

Los primeros  en activarse fueron los integrantes del puesto de la Guardia Civil de Baiona-Nigrán, que acompañados de Cangas, lograron controlar la zona donde operaba la banda juvenil “Los Betas”. Se supo que el modus operandi de los delincuentes es el utilizado por las pandillas venidas de República Dominicana.

Tanto los detenidos como la joven hospitalizada son de nacionalidad dominicana y habían seleccionado para cometer sus fechorías, la escalinata de un barrio situado en el centro de la ciudad de Vigo, al que se referían con el nombre de “Bloque 30”.

Para cometer sus delitos utilizaban la violencia y la intimidación, coordinaban sus acciones en grupo, se valían de la confusión que ellos mismos generaban a través de riñas y agresiones, para sustraerles los bienes personales a sus víctimas. También se valían de los tirones, la superioridad numérica, siendo sus víctimas predilectas jóvenes y menores de edad.

El perímetro de sus actuaciones delictivas estaba enmarcado por grafitis, mientras que su estilo para vestir, gestos, expresiones, tatuajes y forma de hablar, sirvió a la policía para su identificación y posterior detención.