En medio de un operativo internacional, se interceptó una embarcación que transportaba 3,8 toneladas de Cocaína procedente de Colombia y con destino a España.

El operativo de incautación de la cocaína contó con la participación de agentes de la Guardia Civil, de la Policía Nacional y funcionarios de la Vigilancia Aduanera, quienes han dado cuenta del mismo en rueda de prensa que se llevó a cabo en el Puerto de Cádiz mediante los portavoces de cada organismo, Agustín Muñoz en representación del Gobierno de Cádiz, José de La Rosa por la Policía de Andalucía Occidental, Jorge Ramírez de la Agencia Tributaria de Andalucía junto con el comisario jefe de la Brigada Central de Estupefacientes y algunos responsables de la Guardia Civil.

Informaciones emanadas del Ministerio de Interior, señalan que la droga viajaba oculta en un compartimiento ubicado en la estructura interna de la embarcación. En el operativo se detuvo a siete presuntos narcotraficantes que se encontraban en la nave, la cual fue interceptada a 540 millas de las Islas Canarias en pleno mar Atlántico.

embarcacion cargada con droga

En medio de las constantes investigaciones y labores de inteligencia que se llevan a cabo en torno al tráfico de estupefacientes, llegó a las autoridades información sobre el traslado de un cargamento de importancia que saldría desde Colombia con destino final España y que para ello usarían una embarcación o remolcador.

Gracias a esto se activó una labor en conjunto donde se involucraron agencias internacionales, agentes de organismos policiales en coordinación con el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y Crimen Organizado Citco, quienes lograron determinar que la embarcación llegaría a las costas de España a mediados de Octubre, después de haberla localizado el pasado mes de septiembre a 360 millas náuticas de Guayana.

Desde entonces continuaron los trabajos de seguimiento de la embarcación y cuando se encontraba a 540 millas náuticas de las costas canarias, los policías procedieron a solicitar el apoyo del servicio de Vigilancia Aduanera a fin de obtener la pertinente autorización judicial para el abordaje de la embarcación, acción que fue pulcramente ejecutada por los agentes del Grupo Especial de Operaciones pertenecientes a la Policía Nacional.

La embarcación fue llevada al Puerto de Cádiz, donde los agentes especializados procedieron a realizar una profunda y minuciosa revisión de toda la nave, mediante la cual les fue posible ubicar en la estructura interna de la embarcación un compartimiento estanco que se encontraba debajo de la cocina y donde viajaban de manera ilegal y ocultos la cantidad de 3.800 kilogramos de cocaína.

En este operativo las autoridades también contaron con la colaboración de la Diran desde Colombia, con ésta incautación le asestan un duro golpe a la red criminal.