Con inspecciones sorpresa de barcos seleccionados informáticamente y al azar, las autoridades de las Lonjas combatirán las malas prácticas

Después de los escándalos de corrupción y malas prácticas que han ensombrecido la imagen de la Lonjas, el puerto pesquero más importante de Europa, las autoridades portuarias utilizarán una herramienta informática que permitirá controlar absolutamente las capturas que sean descargadas y vendidas a lo que se añaden dos revisiones de dos barcos, totalmente aleatorias por día.

La intención no solo es de ejercer un control estricto sobre los desembarcos y ventas, sino disipar cualquier duda de ilegalidad en las operaciones de estos importantes muelles que lideran el volumen de descargas frescas de Europa.

Recordemos que el pasado mes de noviembre un operativo de investigación llevado adelante por la Guardia Civil culminó con la detención de 7 personas, más 25 que se encuentran bajo investigación, pero es que estos  muelles están en la mira de diversas autoridades ante la sospecha de actividades irregulares.

Marineros durante la descarga de su barco en las Lonjas

Con la llegada a la presidencia del Puerto de Enrique López Veiga, comenzó el diseño de la Plataforma de Gestión de Pesca, esto fue hace dos años y ya para finales del 2016 se comenzó a implementar una primera fase que supuso un cambio importante en la forma de reportar las liquidaciones, tratando de superar malas prácticas arraigadas desde hace años.

Explica el jefe de la división informática del puerto, David Silveira, que ahora es posible tener a disposición hasta tres días antes la información de los kilos que un barco determinado va a vender y la fecha de la subasta, cosa que antes se sabía pocas horas antes, fomentando irregularidades y anarquía; todo gracias al PGP que permite y exige el registro de esta información en el sistema.

Ahora mismo son muchas las descargas de las que se conoce la información previamente, pero se prevé que esta información esté al 100% para marzo del próximo año, esto a su vez va a permitir iniciar las llamadas auditorías.

Los dos barcos diarios serán seleccionados de forma aleatoria sobre una base de 580 buques registrados, las revisiones se harán de lunes a viernes y sorpresivamente. La inspección inicia cuando el barco descargue las capturas, se deben examinar al detalle la cantidad de capturas y cuáles son las especies y finalizaran en la superficie de venta donde se debe recontar el pescado, las autoridades llamadas a ejecutar esta tarea son los policías portuarios quienes deben estar vigilando desde el momento en que se lleve a cabo la descarga.

La información recogida de cada inspección se debe transcribir en la plataforma, lo cual va a permitir que una vez sea presentada a las autoridades la autoliquidación de la casa proveedora, esta pueda ser comparada con la información existente en el sistema y determinar si hubo o no irregularidades.