4 de julio de 1996. Esta es la fecha, hace más de veinte años ya, en la que apareció Hotmail, el primer servicio gratuito de correo electrónico. Desde entonces, se ha convertido sin duda en el servidor más utilizado y, muy probablemente, en el primer correo que tuvimos una vez que llegamos a internet.

Hotmail y Outlook

Los primeros años de Hotmail

Los fundadores de Hotmail fueron los estadounidenses Jack Smith y Sabeer Bathia. Ambos fueron los pioneros en ver en este servicio un canal de comunicación único en el mundo. No en vano, en apenas un año de vida ya contaba con más de 8 millones de suscriptores. Tanto es así que hoy día enviar un correo electrónico se ha convertido en una de las tres actividades más cotidianas de cualquier persona.

El término Hotmail procede del lenguaje base de las páginas web: HTML. En sus inicios a finales del siglo pasado solo permitía almacenar de manera gratuita 2MB. Algo que hoy en día sería prácticamente impensable dada la gran cantidad de información y contenido que manejamos.

A pesar de esas limitaciones iniciales, Hotmail fue creciendo hasta llegar en muy poco tiempo a los 10 millones de suscriptores. El auge imparable de este servicio gratuito de correo electrónico llegó a oídos del gigante Microsoft, quien no pudo mantenerse al margen y compró el servicio.

MSN Hotmail: la llegada de Microsoft

Fue a partir de la entrada de Microsoft en Hotmail cuando aquel servicio de correo pasó a llamarse MSN Hotmail. Una conjunción de empresas que supuso el despegue definitivo, ya que en muy poco tiempo se pasó de los 10 millones de suscriptores a 30 en todo el mundo. El ascenso no parecía tener fin.

No obstante, tras la aparición de Google en 1998 y la expansión mundial de sus productos y servicios unos años después, Hotmail sufrió un pequeño estancamiento en su labor de crecimiento. La llegada de la competencia en forma de Gmail, el servicio de correo electrónico de Google, fue el principal causante.

Esta situación propició que Microsoft tomara ciertas cartas en el asunto. En primer lugar, volvió a cambiar el nombre de Hotmail. De MSN Hotmail pasamos a Windows Live Hotmail, un término que estuvo en boga durante casi una década. Durante este tiempo, la compañía se desmarcó de la competencia gracias a sus esfuerzos en pos de la seguridad y la privacidad.

La llegada de Outlook.com

Pero el cambio más significativo se produjo a partir de febrero del 2013. Esa fue la fecha escogida por Microsoft para eliminar para siempre el nombre de Hotmail. A partir de ahora, el nuevo servicio de correo electrónico gratuito pasaría a denominarse Outlook, un término con el que ya estábamos familiarizados.

El cambio supuso a su vez un proceso de migración automática de todas las cuentas de Microsoft Live Hotmail a la nueva plataforma Outlook.com. Los usuarios pudieron acceder sin problemas a Outlook, aunque también se puede seguir haciendo hoy a través de Hotmail Login mail. Además, Microsoft mejoró la interfaz de usuario y un servicio de seguridad y privacidad que sigue siendo el más destacado de la red.

Los cambios y modificaciones con Outlook.com

Desde entonces, los cambios han sido numerosos en este nuevo servicio. En 2014, por ejemplo, Outlook.com adquirió el gestor de correo Acompli, una aplicación con la que gestionar diversas cuentas de correo, calendarios, servicios de almacenamiento y contactos de forma unificada.

Al mismo tiempo, hizo su aparición la función Reglas Avanzadas con la intención de que el usuario tenga un mayor control sobre sus correos electrónicos. Junto a esta función, surgieron otras como la herramienta Limpiar, que contribuye a disponer de una bandeja de entrada más ordenada y personalizada.

En ese mismo año 2014 se logró también la integración de Outlook.com y Skype. Gracias a ella, los usuarios pueden realizar videollamadas y llamadas cómodamente desde la bandeja de entrada de su correo. Otra integración importante vino de la mano de OneDrive para que los clientes puedan enviar correos de hasta 10 GB con la herramienta Compartir desde OneDrive.

Todos estos cambios y modificaciones han supuesto que el actual Outlook.com siga siendo el servicio de correo electrónico más utilizado en todo el mundo. Dos décadas son las que avalan ya a este servicio que no ha dejado de innovar, avanzar y adaptarse a los tiempos para no solo conseguir mantener a sus usuarios, sino aumentarlos progresivamente.

En definitiva, la llegada de nuevos servicios de correo electrónicos a internet no han logrado tumbar al gigante que nació siendo Hotmail y hoy sigue creciendo como Outlook. La idea pionera de Smith y Bathia se mantiene aún fresca y radiante, en constante renovación para seguir siendo el servicio más usado año tras año en todo el mundo.