El Hospital Álvaro Cunqueiro en Vigo, provincia de Pontevedra, ha lanzado ensayos clínicos para ver si el método de la ‘biopsia líquida’ sería lo suficientemente preciso como para reemplazar el proceso tradicional.

Si lo es, esto significa que los pacientes tendrían sus resultados dentro de un máximo de dos horas, en lugar de tener que esperar un mínimo de dos días, como es el caso con el método actual.

Si fuera suficiente una prueba de sangre, se podría realizar una biopsia de un bulto o grupo celular sospechoso, una forma común de detectar cáncer, en el puesto de enfermería de un paciente ambulatorio, ahorrando recursos, ya que en la actualidad las biopsias son realizadas por cirujanos, intervencionistas y/o radiólogos.

Las células de muestra se toman con una aguja, lo que significa que el proceso puede ser doloroso para el paciente, especialmente cuando el proceso es extremadamente invasivo, como en un órgano interno o la recolección de células de la médula ósea.

Las células obtenidas son normalmente examinadas bajo el microscopio por un patólogo o pueden analizarse químicamente.

Las “biopsias líquidas” se presentan en dos tipos: el ensayo de células tumorales circulantes o las pruebas de ADN tumoral circulante sin células.

Un kit de ADN permite diagnosticar células de cáncer a través de la sangre

Es más probable que este procedimiento obtenga una imagen de la composición genética completa de un tumor, ya que las biopsias con aguja pueden pasar por alto algunas características del ADN del tumor y no siempre son efectivas para tratar de comprender cómo progresan las células cancerosas.

Además, las biopsias por escisión, donde se elimina toda la lesión o tumor para su análisis y las biopsias por incisión, donde se utiliza una aguja para tomar una muestra, no se pueden repetir con el tiempo para controlar el crecimiento tumoral o las mutaciones genéticas en curso.

Las biopsias líquidas de ADN de tumor circulante sin células son las más exhaustivas, dado que existe alrededor de 100 veces más ADN libre de células, que ADN en células tumorales circulantes, por lo que la prueba puede permitir que fragmentos de ADN de células tumorales se dispersen constantemente al torrente sanguíneo.

Hace tres años, un experimento que incluía tomar sangre de 846 pacientes con 15 tipos de cáncer en 24 hospitales, permitió a los médicos detectar el ADN canceroso en la sangre de más del 80% de aquellos con metástasis y el 47% de aquellos con tumores localizados, aunque las muestras de sangre no fueron capaces de identificar dónde se localizaron los tumores.

Sin embargo, no se encontraron resultados falsos positivos

Si el hospital de Vigo es capaz de reemplazar las biopsias tradicionales con métodos “líquidos”, el sistema será mucho más rápido, sencillo y menos costoso, además de requerir menos recursos, dice este equipo de investigación.