La delincuencia sigue aumentando sus números en lo que va de año, algo que ha alarmado tanto a la población como a las autoridades que tienen que tomar cartas en el asunto para que todo vuelva a la normalidad. Anteriormente sucedían en grandes ciudades como Barcelona o Madrid, donde al haber más distracciones, se reunían malhechores de todas partes para cometer sus fechorías. Sin embargo, ahora en cualquier ciudad vemos todo tipo de acto infame.

Un ejemplo de esto es que un individuo asaltó por completo la estructura del Juzgado de Vigo y dañó por completo el edificio de la Violencia contra la Mujer. Después de hacer lo que tenía que hacer llamó a la misma policía para entregarse. La alarma ya había sonado, así que no tenía mucho tiempo.

Cuando lo atraparon se supo que el hombre tiene varios antecedentes por distintos delitos, incluyendo por violencia de género, pero este último finalizó aproximadamente este mismo año. El Tribunal de Vigo se ha puesto a hacer todas las investigaciones y hasta ahora no han encontrado algún antecedente judicial que explique el comportamiento, aunque comprobaron que pudo haber visitado el mismo edificio como testigo hace poco tiempo. Se supone que allí planeó el asalto.

A las seis de la mañana lanzó una piedra a la puerta de cristal  principal y entró a la fuerza. A esa hora la estructura no posee ninguna vigilancia pero si tiene anexada una alarma que va directo a los cuerpos policiales.

Al entrar subió sin pestañear hasta el cuarto piso que es donde se encuentra el juzgado de la violencia contra la mujer y empezó a dañar equipos, ordenadores y las instalaciones en general. Así todo este material junto al de oficina quedaron completamente inutilizables.

Al abandonar el edificio corrió a una cafetería  cercana y llamó inmediatamente a la policía y confesó el hecho. Así fue como lo atraparon y se encuentra a la espera de dar una declaración oficial. Las autoridades señalaron que aún no se encuentra preparado por motivos psicológicos. Según las investigaciones al estar todo digitalizado es imposible que haya hecho un daño importante a las informaciones que maneja la entidad pública y tampoco pudo haberse llevado un caso. Lo que sí es seguro es que no siente agrado alguno por el juzgado de Violencia contra la Mujer.

A partir de este hecho se ha llamado la atención de todo el sistema judicial por la facilidad con la que una persona ha entrado a las instalaciones sin ser prácticamente visto. De hecho si no hubiese llamado a la policía habría costado encontrarlo. Esperemos que encuentren los cargos idóneos para procesarlo. Lo importante es que confiese para que la condena baje significativamente.