Los técnicos del ministerio de Hacienda consideran que la multa impuesta a la estrella del fútbol mundial Cristiano Ronaldo es excesivamente indulgente. Debido a que reduce el importe defraudado  para garantizar que el futbolista no entre en prisión, por los delitos fiscales que reconoció cometer.

El jugador fue condenado este martes por evasión de impuestos por parte de la justicia española en una sentencia de 23 meses y 30 días de prisión que no tendrá que cumplir, así como una fuerte multa financiera de 365.000 euros.

Ronaldo no pasaría un solo día en prisión, ya que las condenas de hasta dos años generalmente no se cumplen para los infractores que por primera vez hayan incurrido en delitos no violentos.

En su comunicado los técnicos de Hacienda comparan el caso con el de Leo Messi, que cometió delitos que eran menos graves.

Cabe señalar que Messi pagó el 100% de las cuotas por tres delitos fiscales, mientras a Cristiano le han supuesto entre un 16% y un 20% de los delitos que cometió entre 2011 y 2013. En 2014 el descuento fue mayor hasta llegar a los 568.479 euros, con respecto a los 8,5 millones defraudados que la Fiscalía denunció.

Por lo tanto y si se compara las multas de la sentencia con las multas mínimas que establece la ley, Ronaldo ha ahorrado el pago de 3,2 millones de euros.

En junio de 2017 la fiscalía inició una demanda en que acusaban a Ronaldo de haber utilizado empresas en jurisdicciones extranjeras donde las tasas impositivas son muy bajas, especialmente las Islas Vírgenes Británicas e Irlanda,  para eludir el pago de 5,7 millones de euros en impuestos sobre sus derechos de imagen entre 2011 y 2014.

Sus abogados argumentaron que había una diferencia en la interpretación sobre lo que era imponible en España y negaron cualquier intento deliberado de evadir impuestos. Pero bajo un acuerdo entre las autoridades fiscales españolas y sus abogados, Ronaldo se declaró culpable de dos delitos fiscales y otros dos delitos agravados,

En cambio Lionel Messi,  estrella del FC Barcelona y la selección argentina, fue condenado a pagar una multa de 2 millones de euros en 2016 en su disputa fiscal y recibió una pena de prisión de 21 meses. La sentencia de prisión se redujo posteriormente a una multa de 255.000 euros por evasión de impuestos.

Esto prueba la diferencia del delito fiscal de Ronaldo, que es mucho más grave que el de Messi, cuya cuantía defraudada es tres veces mayor.

Además consideran un agravio que no se haya condenado a los cooperadores que incurrieron en los delitos de Cristiano Ronaldo, mientras que al padre de Leo Messi sí lo hicieron responsable de la gestión de los ingresos del futbolista argentino.