Este es el titular que muchas personas, sobre todo las que tienen que ver con la clase política, se temían. Y es que, si nos retrotraemos un poco, podemos encontrarnos con un Mariano Rajoy que en el debate en el que se hizo presidente ya advirtió que en el caso de que la oposición no le dejara gobernar podría hacer uso del botón de las elecciones anticipadas. Y claro, esto ya sobrevuela el ambiente ya que como bien saben nuestros lectores, la oposición ha tumbado el decreto de ley que pretendía liberalizar el sector de la estiba.

El duro mazazo de Ciudadanos

Este ha sido el golpe más duro que ha recibido el partido en el gobierno y lo que le ha hecho plantearse la estrategia a corto plazo. Más que nada porque estaba claro que el PSOE y Unidos Podemos no iban a estar a favor de este decreto ley pero lo que no se esperaban es que su socio en el gobierno, aquella fuerza política que ha apoyado las políticas del Partido Popular desde hace semanas, les diera la espalda.

¿Por qué se produce esto?

Como no podía ser de otro modo, dentro del propio partido se ha hecho un examen de los motivos por los cuales se ha podido llegar a esta situación y el diagnóstico ha sido claro. Uno de los motivos principales, aunque hay que decir que esto no es compartido por los altos cargos, es que todavía son muchos los que creen que están en tiempo de mayoría absoluta. Y claro, negociar es un arte y no solo implica exigir sino que al mismo tiempo implica ceder en algunas cosas que son importantes para otras fuerzas políticas.

A partir de aquí, y tal y como hemos dicho, solo caben dos alternativas. O se hace un esfuerzo y se comienza a cambiar la tendencia negociadora o, habrá unas elecciones anticipadas que pueden ser un fracaso general para toda la clase política.