Luis y su mujer, que no quiso revelar su nombre, fueron a comer a un lugar en San Juan de Aznalfarache, donde acostumbran a pedir carne mechada con tostada; nunca sospecharon que la mujer que está embarazada pudiera contagiarse con  listeriosis.

La mujer de 35 años, es una de las personas junto con otras 22 que se encuentran hospitalizadas. Fue ingresada a un hospital andaluz en donde descubrieron que la parturienta resultó afectada por una enfermedad considerada de las más graves en los últimos tiempos en España.

Apenas unas horas tras el desayuno de la pareja, la esposa de Luis experimentó los síntomas relacionados con la listeriosis: fiebre alta, dolores musculares y diarrea.

Según se conoció, ya la Junta de Andalucía sabía sobre un brote y algunos casos, pero no activó la alerta a tiempo, y la esposa de Luis como a muchos pacientes le recomendaron dieta blanda y  paracetamol pues fue tratada como paciente con gastroenteritis.

Relató el hombre que «Pasamos la listeria con paracetamol». «Supimos de la alerta entre el 15 y el 16, entonces vinimos al hospital». Fue el 17 cuando se confirmó con los análisis el contagio. «Nos preocupa el riesgo que pueda correr la bebé, aunque todo va bien»; habrá que esperar por su nacimiento para comprobar si dejó secuelas”.

Marcos y cuya esposa pasa por una situación parecida a la de Luis, reconoció la atención de los sanitarios y galenos de la unidad Virgen del Rocío. La señora adquirió la bacteria en un local de Sevilla Este, donde también comieron carne mechada con tostada.

La Asociación del Defensor del Paciente ya ha recibido numerosas denuncias que han sido registradas en juzgados de Sevilla para solicitar una investigación. Responsabilizan del brote a la empresa Magrudis, así como a la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla, así como delegados de la salud, prevención, análisis, controles sanitarios e inspecciones alimenticias.

«Consideramos como posibles responsables a la Junta y al Ayuntamiento por haber fracasado en la inspección, prevención o control sanitarios, informar la alerta sanitaria y retirar los productos alimenticios contagiados”. Se puede leer en el comunicado.

La primera denuncia recibida  es la de un sevillano afectado, que ingirió la carne mechada contaminada el pasado 1º de agosto, tal como lo expuso ante las autoridades.

Al levantarse con malestar general, escalofríos, y dolor de estómago, sumándose la fiebre muy alta y diarrea que lo obligó acudir a los médicos del Hospital Universitario Virgen Macarena; fue allí cuando detectaron la listeriosis y desde entonces ha perdido 3 kilos y medio de peso.

Jesús Aguirre consejero de Salud y Familias de la Junta dijo que los casos de listeriosis siguen aumentando en Andalucía. Confirmando que el número de infectados ascendió a 131, y se esperan los resultados de 523 pacientes.