La muerte es lo único seguro en la vida y es que sí, en cualquier momento y/o cualquier instante, podemos desaparecer de este plano por múltiples razones, pero tarde o temprano la muerte llegará a nosotros.

Es una realidad a la cual muchas personas afirman estar condicionadas, sin embargo, la muerte no ha dejado de ser algo impactante y doloroso para las personas.

Tal ha sido el caso de Liliane Bettencourt, considerada una de las mujeres más ricas de todo el mundo, así como también la más mencionada en las conversaciones. Estuvo a centímetros del poder, al cual no logró llegar con vida, muriendo el pasado jueves en horas de la madrugada y a sus 94 años. Fue hija del fundador del imperio de cosméticos L’Oreal y a pesar de llevar a una vida compleja, llena de dinero y negocios, sus últimos días estuvieron rodeados de malas vibraciones, siendo objeto de críticas por parte de la opinión pública.

Bettencourt estaría por cumplir los 95 años para el 21 de Octubre

Liliane Bettencourt pierde su fortuna y amenaza con irse de Francia

La muerte fue anunciada por su hija, Françoise Bettencourt Meyers, una de las contrincantes más frecuentes en las duras discusiones que la ya fallecida mujer pasaría gran parte de sus últimos días, consecuencia de la riqueza y la complejidad que ésta suele generar en las familias.

El sector de cosmética más fuerte del mundo habría comenzado sus primeras actividades en 1909, donde comenzaría sus primeras ventas con tintes para el cabello, para lo cual, fueron adquiriendo nuevos productos para vender con el paso del tiempo, situación que poco a poco fue dando lugar al famoso imperio cosmético.

Hoy por hoy, esta empresa se dedica a actividades enfocadas exclusivamente a la investigación y elaboración de productos de belleza de la mayor gama que existe en todo el mundo de los cosméticos.

Bettencourt fue conocida por rodearse de toda clase de personalidades públicas de gran reconocimiento, encontrándose con personas implicadas en la política, en el entretenimiento y el comercio. En sus últimos años y después de un juicio, se le habría sentenciado a estar tutelada por parte de un familiar, debido a que existían sospechas de actividades ilícitas relacionadas a sus fuentes de dinero generadas por la herencia.

La partida de Bettencourt ha repercutido fuertemente en la empresa, dejando una marca imborrable en gran parte del personal de la misma y es que en las palabras de estos, Bettencourt habría contribuido al desarrollo de la empresa, convirtiéndola en lo que es hoy en día. Destacan que esa mujer dejaría una huella inolvidable en todos y cada uno de los que alguna vez la hayan conocido en la empresa que hoy en día constituye la líder en cosméticos.