El Partido Popular, sobretodo algunos de sus integrantes se las prometía muy felices cuando pudieron colocar como jefe de anticorrupción a Manuel Moix. Sin embargo, tal y como ya se ha dicho en este mismo diario, pronto comenzaron a surgir los problemas. No solo porque los fiscales que estaban a su cargo no creían en él sino porque incluso hace dos días la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría renegaba también de él. Todo parecía abocado al fracaso. Pero todavía quedaba una noticia que iba a terminar de desestabilizar el barco de Moix.

Noticias de una sociedad en Panamá

Esta noticia no era otra que una sociedad que tenía en Panamá. Un país que hace un año saltó a la palestra para hacerse muy famoso con motivo de una serie de documentos que se filtraron y en los que se podía ver cómo muchas personas del ámbito económico de medio mundo tenían allí sociedades y empresas con el único objetivo de defraudar al fisco. El exministro Soria fue uno de los máximos salpicados por todo este asunto y tuvo que dimitir cuando incluso mintió al respecto. Algo que también ha tenido que hacer el señor Moix. Dimitir, no mentir.

Pero claro, haciendo honor a la verdad, hay que decir que esta dimisión no le ha venido nada mal al Partido Popular ya que se ha quitado un peso de encima. Y lo mejor de todo es que se lo ha quitado sin tener que destituirle y sin tener que ver con temas de corrupción al menos de manera directa. Siempre podrán decir que todo se debe a una decisión de índole personal aunque lo claro y evidente es que no suena muy bien que la persona encargada de velar porque todo sea correcto y acorde a la legalidad vigente, salga con una sociedad en uno de los paraísos fiscales más corruptos de todo el planeta.