Octavio Granado, secretario de Estado de Seguridad Social, en rueda de prensa donde se refirió a los datos registrados por el paro y la afiliación a la Seguridad Social de 2018 dijo: que todos los salarios, no sólo el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), deben aumentar para garantizar el pago de las nuevas pensiones de media que rondan los 1.400 euros mensuales, porque con un contrato de trabajo de 900 euros al mes es difícil que se puedan abonar.

Tanto él, como Magdalena Valerio, ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, consideran que es necesario más personas trabajando y cotizando aunque no tengan una relación laboral convencional, para que puedan cobrar en el futuro una buena pensión.

Enfatiza Granado que está equivocado el que piensa que no pagando mejores salarios va a pagar mejores pensiones. Cuando hay bajos salarios, hay bajas pensiones. Fuentes del ministerio aspiran a que un alza salarial haga realidad que por cada 2,25 trabajadores haya un pensionista. Por su parte, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, manifestó que cada trabajo desempeñado se debe corresponder con un salario digno, para que a fin de mes las familias no tengan dificultades.

Al analizar los datos de empleo del año pasado, Granado señaló que el mercado laboral español no refleja ningún indicador que se asocie a la desaceleración, pues hay empleados que trabajan más horas y tienen mejor salario y contrato más duradero. Piensa que este año 2019 será bueno y la actividad económica mejorará, aunque se adelantó al decir que en enero se producirá una brusca caída de la afiliación a la Seguridad Social.

Basada en los datos de 2018 Yolanda Valdeolivas, secretaria de Estado de Empleo, destacó la buena actuación de la contratación indefinida y confía que el alza del salario no desincentive el empleo, sino que hayan ocupaciones más retribuidas y dignas para que mejoren las cuentas de la Seguridad Social.

Asimismo, Octavio Granado, apuntó que el año finalizó con una relación de pensionistas y trabajadores ocupados del 2,28 %, el mejor balance de los seis últimos años. A pesar de que el número de pensionistas subió el número de afiliados, también lo hizo e incluso mejoró la ratio, un indicador muy positivo.

Recordó que en noviembre del 2017 la afiliación creció en 2,9% y el IPC acumulado fue de 1,7%, el crecimiento inercial de los ingresos debió ser del 4,3 % pero el incremento fue de 5,3 %, es decir, que hubo un crecimiento de los ingresos del 1 % debido a la mejora de las jornadas y los salarios.

Habrá que tener en cuenta las cotizaciones de los desempleados y trabajadores, pues en diciembre pasado se lograron 20.090.790 de afiliados.