Son pocas las entidades españolas que han apostado a la tecnología en el aula desde temprana edad. Una de ellas es Galicia, por esto la Fundación Vodafone desarrollará en dicha localidad un proyecto piloto de educación digital. La misma se alió con la Consellería de Educación y Amtega (agencia que apoya las iniciativas tecnológicas) para comenzar Digicraft no teu cole.

Este plan radica en que los niños de primaria conozcan las claves básicas de la inteligencia artificial y la robótica.

El fin es proporcionarle herramientas para su avance personal, como lo expone la directora de Innovación e Impacto Social de la Fundación Vodafone España, Gloria Placer:

un 27% de jóvenes que cursan carreras profesionales que no habían sido seleccionadas como su primera opción

«La tecnología llegará a todos los aspectos de la vida de los niños existentes, no hace falta ser ingeniero para manejarla. Nosotros queremos que se aproximen a esta realidad de una forma diferente, no como consumidores sino como creadores».

 Ya están abiertas las inscripciones. Cualquier centro educativo público o concertado con educación primaria lo puede hacer, no hace falta poseer un proyecto tecnológico poderoso, lo que interesa es que el centro esté motivado, “no queremos que nadie se quede fuera”, dijo.

El programa buscará formar a los profesores con varios cursos de formación «clave de todo el aprendizaje» reitera Gloria Placer. Los centros recibirán unos equipos con el material específico, para poner en práctica los proyectos.

Digicraft, el nombre escogido para tal propósito, tiene dos ciclos de catorce horas y se adaptará a cada colegio; puede dictarse en una hora académica dentro del currículo o extraescolar. Las actividades de aprendizaje fueron diseñadas por la Universidad de Salamanca cumpliendo con los objetivos de la formación digital de los ciudadanos exigidos por la Comisión Europea.

¿Cómo se desarrollará Digicraft en el aula?

Una de las acciones es que la clase cree su propia banda musical y ejecuten instrumentos de reciclaje o cartón los cuales se conectarán a una lámina para que suenen como deseen, «una especie de Guitar Hero», señala Placer como ejemplo.

Otra alternativa está sujeta a la inteligencia artificial; consiste en «educar» a un ChatBot (software que puede reproducir conductas humanas), para que reconozca un objeto que se ha dibujado. El propósito es que los pequeños deduzcan cómo funcionan las máquinas con las que interactúan en su vida.

Así se promueven las vocaciones STEM: «Pretendemos que se produzca un acercamiento pedagógico y lúdico a este mundo». Aún no hay una decisión en primaria sobre la disposición académica, pero sí se sentarán las bases de por qué «decidir sobre lo que conoces».

Al culminar el programa se presentarán en una feria todos los proyectos, más una certificación parcial y final de Digicraft. Si todo resulta como se desea, el plan piloto se  extenderá a otras comunidades autónomas.