Por sexta vez en su historia, una Francia magnífica, gana el mundial de balonmano. Fue este domingo pasado frente a Noruega ya acabaron 33-26 para acabar venciendo el equipo galo. El vencedor, liderada por Didier Dinart, que comenzaba su carrera como entrenador tras haber sido jugador en España en el Ciudad Real y en el Atlético de Madrid, consiguió un oro. Destacan en el partido Vincent Gerard y Nikola Karabatic.

La gran victoria de la selección de Francia

En un estadio con más de 15 000 espectadores en el palacio de los deportes en París, se eligió a Nikola Karabatic como el mejor jugador del torneo. Francia ve como su selección con más títulos se hace con uno nuevo. En concreto tienen dos oros de las Olimpiadas, seis mundiales y tres campeonatos europeos.

Aunque es cierto que lo hace con la  sombra del juicio de las apuesta ilegales de 2012 que se resolverá el próximo miércoles en la corte de apelación de Montpellier, ya que Nikola Karabatic fue condenado en el primer juicio, acusado de estafa y debiendo pagar 10 000 euros.

El final no fue el esperado, ya que Noruega no es una selección de las más fuertes, pero en el primer acto del encuentro se igualaron. El vencido comenzó con fuerza y gran empuje contra los franceses. A estos les costó ganar el encuentro, ya que sus contrincantes no le dieron una victoria sencilla.

Lo cierto es que todos los espectadores que lo vieron en directo, como ya hemos dicho unos 15 000 en el palacio de deportes de París, como quien pudieron disfrutarlo por otro medios, pudieron ver un gran partido que pasará a la historia. Francia ganó en su casa y parece que cierra el círculo de una generación que comenzó con el propio Dinart en 2001 y que continúa  con él como entrenador