En un acto al que asistió una gran parte del sector económico y político de Vigo, tomó posesión del cargo David Regades, como Delegado del Estado en el consorcio de la Zona Franca, lo que obligó a la suspensión del pleno municipal entre las críticas del PP y Marea de Vigo.

En su discurso, hubo agradecimientos tanto para sus padres como para el alcalde de Vigo, Abel Caballero.

Se refirió al momento, como una oportunidad histórica para la ciudad, ya que “por primera vez, el Ayuntamiento y la Zona Franca trabajaría juntos”. También tendría “buen ajuste” con la Diputación de Pontevedra y el Gobierno de España, ambos en manos de dos socialistas; Carmela Silva y Pedro Sánchez.

Alegóricamente, destacó que con su llegada, cae la pared que separaba la ciudad de la Zona Franca. Pidió aprovechar las sinergias producidas por Citroën y la industria automotriz, e impulsar el sector del metal, del cual afirmó tener mucho conocimiento, además de fortalecer la “seña de identidad” de la pesca y aumentar el vínculo con UVigo.

Otro de sus propósitos, es crear más suelo para la industria. No acepta y no puede permitir, que las empresas se marchen de la ciudad porque no tienen un lugar para sus infraestructuras.

Animó, al acercamiento de impulsores económicos como Ikea, para así combinarse con las pequeñas empresas, tan arraigadas en Vigo. Procurará buscar el retorno económico, social y de las inversiones, que consideren a la Zona de Libre Comercio, como un apoyo, y no solo como un espectador.

El ex concejal David Regades, nuevo delegado del Estado de la Zona Franca

Igualmente, se sintió orgulloso de haber sido elegido por un Consejo de Ministros con mayoría de mujeres, e incluso habló de la concejala Carmela Silva sobre su feminismo, mostrándose visiblemente conmovido, y recordando cuando de joven lo alentó a interesarse por la política.

También señaló la necesidad de parar la violencia machista, a la que considera una lacra social, argumentando que de esa manera la sociedad será más justa y más igualitaria. A sí mismo, quiere impulsar a las mujeres, para que se integren en los equipos directivos de las empresas.

Regades, se felicitó por estar rodeado de colaboradores, colegas y del sector privado. Aseveró que tanto él, como el alcalde, trabajarán en equipo con todas las administraciones.

En su despedida, reiteró que junto a Caballero, le devolverán la seguridad a Vigo, y que no perderán esa oportunidad que tanto han preparado. “Gracias Alcalde, gracias Vigo” señaló.

La delegada saliente, Teresa Pedrosa, también hizo una intervención en el acto, y se refirió a los logros de los objetivos de su mandato, recordando que había recibido una ciudad sumergida en “una gran crisis económica”, logrando ahora, una estabilidad económica.

Agradeció así mismo, el apoyo de su excelente equipo, de políticos y de empresarios.