El sector de los videojuegos es uno de los que más han evolucionado durante el transcurso de las dos últimas décadas. Los cambios se han producido no solo a nivel gráfico y en términos de mecánicas jugables, sino también en otros aspectos de tanta importancia como las funcionalidades online.

Cada vez son más numerosos los juegos que las implementan, obligando al gamer a permanecer con su dispositivo conectado a la red si quiere poder echar partidas. Ello no es del agrado de todos los usuarios, puesto que muchos prefieren los modos individuales de toda la vida que, además, no consumen tanta batería –en el caso de ejecutarlos mediante dispositivos portátiles–. Para este tipo de personas los juegos sin internet son ideales.

Pero el catálogo es amplísimo, por lo que es probable que termines perdido sin saber exactamente por qué títulos decantarte. En tal caso desde Uvigo te recomendamos los mejores videojuegos para dispositivos Android, iOS y PC que no necesitan conexión a la red. Con todos ellos te divertirás como nunca sin gastar datos de tu tarifa.

Riptide GP: Renegade para Android, velocidad en estado puro

En la época de la Nintendo 64 el título Wave Race demostró que las motos acuáticas podían llegar a proporcionar altísimas dosis de diversión dentro del mundo de los videojuegos. Sin embargo, no demasiadas compañías desarrolladoras se atrevieron a seguir su estela. Muchos años después surgió Riptide GP: Renegade, uno de los mejores juegos sin Internet.

Son varios los aspectos que nos llevan a afirmar que este juego es tan bueno. En primer lugar merece una mención especial el componente de adicción que le caracteriza. Tras completar la primera carrera es imposible parar y no podrás detenerte hasta dominar a la perfección los vehículos acuáticos y conocerte al dedillo cada circuito que incluye.

Como ya hicieron otros juegos de carreras de motos de agua Riptide GP: Renegade le otorga una especial relevancia a las acrobacias llevadas a cabo. Por ejemplo, al saltar por una rampa se dispone de un tiempo de vuelo sobre el medio acuático por el que se circula que ha de ser aprovechado para realizar toda clase de piruetas.

La sensación de velocidad está muy bien conseguida gracias en gran parte a la exquisita fluidez con la que se mueve el juego incluso en dispositivos móviles Android de no demasiada potencia. La tasa de fotogramas por segundo se mantiene estable a pesar de darse cita en pantalla multitud de corredores.

Los usuarios de iOS tienen la suerte de contar con Monument Valley 2

En una época en la que triunfan los gráficos hiperrealistas es de admirar que destaquen compañías que apuestan por un estilo visual minimalista. Un claro ejemplo es el de Monument Valley 2, juegazo que se puede disfrutar en varios dispositivos: iPhone, iPad, iPod Touch, etcétera.

Pero sería injusto afirmar que este título ha cosechado tal éxito solo por su llamativo apartado gráfico. Y es que adicionalmente hay que mencionar una jugabilidad de puro plataformeo que exige precisión en los movimientos efectuados si se quiere superar los niveles.

En las fases aparecen los dos personajes del videojuego: una madre junto a su pequeña hija, las cuales recorrerán escenarios de lo más bellos que son perfectamente reconocibles. No solo cambian sus respectivos diseños, sino también las bandas sonoras que van escuchándose de fondo ambientando a la perfección un entorno que asombra incluso a los gamers más experimentados, los cuales ya de por sí son difíciles de sorprender.

Por supuesto, Monument Valley 2 es disfrutable sin conexión a Internet, característica de la que también hace gala el título que será detallado a continuación, estando considerado por muchos como el mejor sandbox de la última década.

The Witcher 3, imprescindible en PC

La llegada de The Witcher 3 fue espectacular en todos los sentidos, a pesar de los recortes gráficos que sufrió en las videoconsolas. Es precisamente por este motivo que, en la medida de lo posible, desde Uvigo aconsejamos disfrutar del mejor juego sin Internet en un PC.

Gracias a la potencia del equipo informático en cuestión se pueden apreciar con todo lujo de detalles los espectaculares paisajes a recorrer de forma totalmente libre en este título. Ciertamente la saga siempre había atesorado una gran calidad, pero no fue hasta la llegada de la tercera entrega cuando comenzó a popularizarse hasta límites insospechados.

Aspectos algo criticados como un manejo del protagonista un poco tosco y una interfaz liosa quedan relegados a un segundo plano gracias a todas las virtudes que convierten a The Witcher 3 en un juego de diez con un modo campaña que atrapa al jugador desde la primera fase, la cual tiene lugar a modo de tutorial.

Un hilo argumental muy original y enfrentamientos verdaderamente frenéticos son la guinda del pastel, dando forma al videojuego sandbox por excelencia que ha logrado sentar las bases de un género cada vez más explotado por las compañías.