El cine Hollywoodense ha registrado pérdidas millonarias en taquilla este verano, uno definitivamente que desde ya desean olvidar y es que los efectos del pésimo resultado de este verano, ya se hacen sentir y se observa como han caído estrepitosamente en la Bolsa las principales cadenas de cine de Hollywood.

Las preguntas obligadas son si es posible que se puedan recuperar del duro golpe o si en definitiva ha llegado el momento en el que el consumidor es quien marca la pauta con un cambio radical en sus gustos e inclinaciones a quedarse en casa y aprovechar las bondades que ofrecen cantidad de plataformas de Streaming.

Importantes cadenas registraron bajas importantes

Descensos importantes han afectado a las importantes cadenas de cine estadounidense, la más importante AMC Entertainment y dueña de 11.083 salas de cine en todo el país, tuvo una baja del 45% desde mayo has la fecha, Regal un competidor muy cercano con 7.379 salas de cine distribuidas a nivel nacional registró un 28% menos, siguiéndoles IMAX con un bajón del 31%; esto también repercute a la empresa responsable de publicitar en la pantalla grande, National Cinemedia, que vio como los títulos perdieron el 25% de su valor durante éste verano.

Según Bloomberg, es muy difícil que se recuperen durante este año los 1.300 millones de dólares que con los que el mercado castigó al negocio de las salas de cine, cosa que sucedió en un plazo récord de 3 días el pasado agosto.

Este ha sido un verano que Hollywood desea olvidar

AMC apuesta a que el próximo estreno de la octava entrega de la Guerra de las Galaxias en el mes de Diciembre, ya supone una importantísima inyección de dinero a la malograda industria y también al estreno de Blade Runner con Ryan Goslyn de protagonista, un remake muy esperado; no obstante apuntan a un descenso del 1,5%  en la venta de entradas con respecto al 2016.

Los peores resultados desde el 2006 se han registrado este año que representan una baja del 17,8% con respecto al año 2016 y es que aun cuando por la cartelera desfilaron importantes y taquilleros títulos como Wonder Woman, gran recaudadora que batió records, los números no han sido suficientes.

Con una recaudación de 425 millones en entradas, el peor desde 1992, los expertos aun no consideran que existan motivos de mayor alarma y más bien le atribuyen el fracaso veraniego a la pobre oferta que se ofreció en cartelera.

Patrick Corcoran afirma que no dejaron estrenos de películas importantes para el verano, por eso la gente no respondió este verano como si lo hizo el pasado, cuando el panorama fue otro; así mismo no duda de que salgan sin problemas de éste bache gracias a un excelente calendario para el segundo trimestre del año. Confía en que títulos como It, Blade Runner y Thor seguirán ayudando al negocio.