Posiciones totalmente encontradas son producto del proceso de independencia Catalán que ha generado un conflicto de tal magnitud, que trastoca la economía regional y también de la España, donde una buena parte de los españoles está de acuerdo con la mudanza de las empresas de Cataluña a otras zonas y una porción de estos ha dejado de consumir los productos de Cataluña.

Por otra parte, los ciudadanos catalanes no tienen una opinión favorable respecto a la mudanza de las empresas, lo cual afecta directamente la reputación de las mismas y apunta a una propensión a la baja de la intención de consumo de sus productos.

De acuerdo a una encuesta aplicada para evaluar qué impacto tiene el conflicto político de Cataluña en la reputación de las empresas, hay una relación directa de los resultados económicos de una empresa con la reputación de esta, sobretodo, si esta desmejora automáticamente va a afectar la intención de compra.

Españoles aplauden salida de empresas de Cataluña y dejan de consumir productos de origen catalán

La intención de compra de los españoles de productos de empresas cuyas sedes permanecen en Cataluña según la encuesta, baja un 3,2%, luego revela que un 23% de los españoles encuestados han dejado de adquirir productos de manufactura catalana y otro 20,9% pronto dejará de comprarlos, cosa que es muy preocupante y que sin duda va afectar mucho a estas empresas, de hecho según Enrique Johnson de Reputation Institute, el impacto sería de al menos 20 millones de euros de pérdidas.

La encuesta señala que un 65% de españoles apoyan que todas las compañías se muden de Cataluña si se diera una situación de independencia total y un 19% de los catalanes entrevistados opinan que las empresas que se han ido no deben volver, así no se declare la independencia.

Lo cierto es que de acuerdo a los resultados de la encuesta, ya Cataluña no representa una buena opción para emprender ningún negocio debido al conflicto político, que además ha afectado la intención de compra de sus productos, lo cual se agravaría si se instalase la independencia.

En el caso de aquellas empresas que han visto afectadas su reputación, Johnson recomienda tomar medidas al respecto, entre ellas mantenerse al margen del conflicto político porque esa no es su razón de ser y se deben a sus accionistas y clientes, así que las decisiones que desde cada empresa se han de tomar deben ir marcadas por razones estrictamente de negocios y que sean totalmente transparente de cara a sus inversionistas; lo relevante en cualquier caso es que no pierdan de vista lo delicado de la situación política y que la misma si supone un riesgo para el empresariado, por lo que se hace necesario tener estrategias bien definidas para actuar en el momento oportuno.