Lopetegui demostró con sus cambios mínimos y sin concesiones en su alineación en Liechtenstein, que España sí que se toma muy en serio las cosas en su decisión de lograr un récord.

La meta era lograr la mayor cantidad de goles posibles para llegar con comodidad y sin mayores riesgos a la clasificación, lo cual no solo cumplió sino que el logro vino de la mano de un récord de marcaje de goles nunca visto, lo cual demuestra que el fútbol y en la vida las cosas van tan en serio como nos las tomemos.

De cara a Rusia, debe continuar manteniendo la tensión en los partidos dado el riesgo de implosión para los seleccionadores que se encuentran en el Mundial.

Lopetegui se caracteriza por ajustar las formas de jugar en función a las situaciones que develan los rivales, en una clara estrategia de aprovechar de la mejor forma a sus recursos adaptándolos a cada situación y optimizando su rendimiento, que dicho sea de paso, España cuenta con los mejores. En todo caso esto no quiere decir que se somete a los adversarios y tampoco que cambia el estilo el cual lo definen las características de los jugadores.

la aficion española lo da todo

La selección Española está lleno de grandes jugadores

La alineación española se vio complementada con el ingreso de Monreal, seguido de Piqué y Ramos en calidad de titulares a la par de Iniesta, Isco, Silva y Busquets entre otros fijos en el equipo, aunque se dice que España no necesitaba a tantos jugadores,no obstante, Lopetegui requiere que los líderes conozcan que es lo que se quiere.

Una de las altas, Pedro, abriendo el campo a la derecha mientras en el ala de izquierda Silva y Morata en el área. Un rival que mostró mucha debilidad aun con tantos hombres en la defensa, lo cual fue capitalizado por el delantero del Chelsea quien no solo se sumó dos anotaciones sino que asistió a Aspas y luego a Isco.

Pero es Sergio Ramos quien da comienzo al partido, el defensa que se abrió paso a sus anchas a la derecha del campo sin que le opusieran mayor resistencia. Piqué también amenazó con echarse al monte.

Quienes hicieron todo un espectáculo del centro del campo español, con sus combinaciones y ocupando sus lugares con tanta naturalidad para el deleite de la afición, fueron Iniesta, Silva, Isco y Thiago, ya que justo desde un costado, Iniesta preparó la jugada a Morata que desde el centro marcó el primer tanto.

La muestra de debilidad del portero de Liechtenstein se encontró de frente con la rapidez de Morata y un Isco despiadado.