La gente protesta en Pamplona y en muchísimos más lugares de España, después de que un tribunal ordenara la liberación bajo fianza de “La Manada”.

Se esperan protestas masivas en toda España, ya que un grupo de cinco hombres conocidos como “La Manada” y que fueron condenados por agredir sexualmente a una joven, serán liberados bajo fianza después de solo dos años bajo custodia.

La decisión ha desatado protestas generalizadas en todo el país y exige un castigo más severo para los delitos sexuales.

El grupo fue absuelto de cargos de violación por el asalto que tuvo lugar durante los San Fermines del 2016, pero condenado por abuso sexual, un crimen que según el código penal español, no implica violencia o intimidación.

Los hombres supuestamente se jactaron del asalto en un grupo de Whatsapp

El caso “La Manada” sigue dando de qué hablar

Los hombres que presuntamente se jactaron del asalto en un grupo de Whatsapp llamado Wolf Pack (la manada), fueron condenados a nueve años de prisión, pero como tanto los violadores como la víctima están apelando la condena, ya que estas no son definitivas.

Muchos grupos que luchan por los derechos de las mujeres en todo el país criticaron ampliamente la decisión de conceder la fianza de los hombres ante un tribunal de la región norte de Navarra.

Parte de la justificación para que estos pudieran salir, fue que se pensaba que era poco probable que volvieran a delinquir, sobre todo porque sus imágenes se vieron salpicadas en todos los medios de comunicación y redes sociales, perdiendo su anonimato.

Los manifestantes se reunieron ayer en la plaza central de Pamplona después de la sentencia con pancartas que dicen “Las mujeres te creemos“, una frase que es la versión española de #MeToo, cuando se reavivó la ira por el caso.

El fiscal había pedido originalmente penas de más de 20 años cada una por violación, que en España requiere que un demandante presente evidencia de violencia específica, como ser amenazado con un cuchillo o recibir golpes físicos.

Se ordenó a los acusados a pagar una fianza de 6.000 euros cada uno, informar a la policía tres veces por semana y renunciar a sus pasaportes. También se les prohibió ir a Madrid, de donde es la víctima.

El asalto tuvo lugar en el 2016 después de que el grupo de hombres, de entre 27 y 30 años y de Sevilla, viajaran a disfrutar de las fiestas de San Fermín.

Se los acusa de ofrecerse acompañar a la víctima a su automóvil, pero en su lugar la llevaron a un portal y entre los cinco le agredieron sexualmente. También se alegó que uno de ellos grabó el incidente en su teléfono, antes de robar el teléfono de la víctima y marcharse.