El compromiso representa un momento de mucha alegría para las parejas. Su símbolo característico es ese hermoso anillo con el que el hombre obsequia a la mujer y que esta lleva con orgullo en su dedo anular. Ahora bien, para que la elección sea precisa y acertada es mejor contar con buena información al respecto. Así que, ponte cómodo y toma nota de todos los pasos que deberás seguir para sorprender al amor de tu vida con una pieza única que represente la unión de ambos.

Los pasos previos

Existen tantos modelos de anillos de compromiso que a veces cuesta decidirse por uno y, más aún, tener la seguridad de que es el adecuado. Estos anillos solitarios podrás encontrarlos fabricados en distintos materiales como el oro rosa, el oro blanco o el diamante. Sin embargo, antes de lanzarte a la joyería, es mejor considerar los siguientes pasos previos:

  • Realiza un cálculo real del dinero que estás dispuesto a pagar. Un presupuesto puede ayudarte en muchas áreas de la vida y, sobre todo en esta, donde esperas dar algo maravilloso cuidando que tu bolsillo no se afecte en demasía para los futuros gastos que tendrás. Evidentemente, hay opciones para todos los niveles económicos, así que si no cuentas con millones de euros, puedes empezar a despreocuparte pues seguro hay una opción para ti.
  • Visualiza imágenes o modelos que llamen tu atención y que consideres, según el conocimiento que tienes de la personalidad, que a tu pareja le gustará. Es necesario tomarse el tiempo de pensar elementos como el grosor del aro, el tipo de piedra, la forma, entre otros.
  • Busca las mejores joyerías de tu zona, que te causen confianza o de las que tengas buenas referencias por terceros. Visítalas e identifica en cuál sientes mejor trato y una atención más personalizada donde te aseguren que obtendrás, con exactitud, lo que esperas.

Definiendo detalles

Ya que hiciste todo lo anterior, te toca elegir los detalles. Los anillos solitarios vienen con una piedra característica que puede variar en cuanto a los materiales utilizados en su fabricación, los cortes aplicados a la piedra y la disposición de los elementos decorativos. Hablaremos, entonces, de cada uno de ellos.

Los tipos de corte

Existen algunas variedades, siendo el redondo el más común. Dependiendo del modelo y el tiempo de trabajo que lleve cada uno, se sumará al precio final. Dentro de las posibilidades, existen otros cortes como: el oval, princesa, marquesa, corazón, esmeralda, entre otros.

El tamaño de la piedra

En este aspecto, lo más importante es determinar el peso, a lo que se le conoce como quilates. Cuanto más peso tiene, mayor será su precio. Pero también es necesario que sea adecuado para las demás partes del anillo, pues no querrás que se vea discordante y afecte toda la pieza.

El color

El más común es el blanco. Sin embargo, pueden existir algunos de otros colores que quedarán a tu gusto como comprador. Es un aspecto muy fácil de manejar debido a que no se necesita ningún conocimiento técnico.

El tallado

Se refiere al brillo que es capaz de generar la piedra. Es un trabajo minucioso realizado por especialistas para no maltratar el diamante. Cuando está bien tallado brillará, así haya poca luz. En caso contrario, se verá opaco.

El aro

Será el encargado de cargar con el peso del anillo por lo que debe ser lo suficientemente ancho y robusto. Puede estar hecho de muchos tipos de oro como el rosa, el 18K o el blanco. Sin embargo, también pueden seleccionarse opciones como el platino que irá muy bien con el diamante, aunque es mucho más costoso.

El diseño

Los diseños sencillos y clásicos son siempre bien valorados. Estos tienen el punto a favor de no pasar de moda y verse bien en todo tipo de manos. Pero, si quieres algo más original, todo quedará en que establezcas una buena comunicación con el joyero que fabricará la pieza.

La medida

Los aros vienen establecidos con distintas medidas según el grosor de los dedos. Por ende, debes tener una idea clara de cuál es la de tu novia para evitar inconvenientes. Si tienes algún anillo que use con regularidad, un joyero puede determinar la medida exacta sin ningún problema.

Y llegó el gran día

Asegúrate de tener el anillo bien cuidado y protegido dentro del estuche que te dieron al momento de recibirlo. De tu parte quedará la mejor estrategia para hacer la entrega de forma tal que resulte inolvidable. Algunos novios utilizan métodos tradicionales como una cena romántica o una salida al cine; otros apuestan por actividades más extravagantes como una sesión de buceo o un salto en paracaídas. Sea como sea, es el momento de ustedes como pareja y deben disfrutarlo juntos para que este emotivo recuerdo esté siempre en sus memorias.