En los últimos años, hemos podido ser testigos de lujo del crecimiento y la consolidación de las plataformas de streaming, en sus diferentes naturalezas, como eje vertebrador de la industria del entretenimiento. Este tipo de opciones que ofrecen contenido en línea se han posicionado como una de las tendencias más en firme de momento. Provocando un más que notable cambio de tendencia con respecto a el escenario que vivíamos hace unas décadas.

Para todo aquel que no lo conozca, el streaming es la tecnología que permite la reproducción de un archivo de audio o de video a través de internet, sin la necesidad de tener que descargarlo en ningún ordenador o dispositivo móvil. Entre sus ventajas, encontramos lo relacionado con la seguridad de nuestro equipo informático. Hace algunas décadas, la descarga de archivos desde páginas web que no eran fiables era una de las vías de entrada más sencillas para la instalación y reparación de cualquier virus en nuestro ordenador. Gracias a este tipo de plataformas, el escenario que trabajamos actualmente se ha visto obligado a tener que evolucionar hacia un entorno mucho más digitalizado.

Por otro lado, también cobran especial relevancia los relacionados con la calidad, permitiendo ver streaming en los últimos estrenos del cine o las últimas canciones de nuestros artistas favoritos con la mejor calidad del mercado.

La importancia de las nuevas generaciones

Uno de los factores que ha posicionado el consumo de contenido a través de internet como una de alternativas más populares del mercado la encontramos en los cambios en las pautas de consumo que han irrumpido en nuestra sociedad como consecuencia del auge de las nuevas generaciones.

La famosa generación Millennial, así como todas las posteriores, han modificado por completo las diferentes rutinas a nivel de consumo que teníamos interiorizadas como sociedad. La irrupción de ese tipo de generaciones y la aparición de plataformas como Netflix, la primera que se estrenó en nuestro país, ha cambiado por completo la realidad del sector del entretenimiento. Especialmente todo lo relacionado con las series y las películas.

Actualmente, y cada vez más, el espectador espera poder acceder al último contenido de manera instantánea, por lo que las diferentes plataformas que se encuentran actualmente en nuestro país tienen un gran desafío antes sí: poder tener acceso a los últimos estrenos desde el minuto uno en el que se estrenen.

Otro de los factores a tener en cuenta en esta era de la inmediatez es lo relacionado con desde anuncios de publicidad, por ejemplo, que han permitido que la realidad se haya deslizado hacia opciones de corte más tradicional hacia este tipo de fórmulas. La audiencia actual castiga de manera soberana todo aquel contenido que no puede ser disfrutado en el momento en el que el espectador quiere. Además, y al contrario de lo que ocurría hace algunos años, no se entiende bajo ninguna circunstancia la necesidad de tener que tener que interrumpir cualquier tipo de contenido con una cuña publicitario.

¿Qué ocurre con los medios de comunicación tradicionales?

La irrupción de esta tendencia en el mercado ha supuesto que los medios de comunicación que teníamos interiorizados actualmente hayan tenido que verse en la obligación de tener que redefinir su contenido con el objetivo de adaptarse a las necesidades actuales del mercado. El ejemplo de la televisión es uno de los más claros que podemos encontrar.

Actualmente, la mayoría de los canales de televisión han irrumpido en este mercado con sus propias plataformas que permiten la visualización del mismo contenido que ofrecen de manera tradicional, pero a través de internet. Además, para eliminar la publicidad en cualquiera de sus programas, películas o series, ofrece al usuario la opción de pagar una determinada cuota mensual que le permite liberarse de este tipo de interrupciones.

También destaca en este sector la irrupción de empresas tradicionalmente vinculadas al ámbito de las telecomunicaciones, que actualmente ofrecen plataformas con las que disfrutar de una selección de canales a través de streaming. Conformando uno de los ámbitos más competitivos que podemos ver actualmente en el sector del entretenimiento.

Un sector con una creciente oferta

Como ya hemos puedo comprobar a partir de la radiografía realizada en el presente artículo, nos encontramos ante un sector cada vez más dinámico y con una mayor oferta en el mercado. Son muchas las industrias que han apostado por el contenido en streaming como el futuro de las mismas, no únicamente el de la reproducción de contenido audiovisual.

El sector de los videojuegos, por ejemplo, también está apostando con una gran fuerza sobre la misma. Parece que el futuro del entretenimiento ha basado su crecimiento en la reformulación de las pautas que se tenían adquiridas hasta este momento, determinando la manera en cómo se consume el contenido.

Un escenario cada vez más digitalizado en el que únicamente existe un beneficiado: el espectador.