Donald Trump lleva en el poder solo una semana y su Administración en la Casa Blanca ha conseguido  que la política comercial de su país de un vuelco tras 70 años de estabilidad en este sentido. Parece ser que este será el primera gran cambio comercial tras la Segunda Guerra Mundial.

América primero de Donald Trump cambia las reglas del juego

El programa «América primero» cambia el sistema comercial multilateral y solo busca negociaciones comerciales basadas en la fuerza, el poder y el tamaño de Estados Unidos. Lo que parece que dará lugar a guerras comerciales, algo que se evitó a toda costa durante la Gran Recesión.

Según palabras de Donald Trump: «De hoy en adelante, una nueva visión va a gobernar nuestro país. Desde este momento se va a imponer el “América primero”. Cada decisión en materia de comercio, impuestos, inmigración o relaciones internacionales se tomará para beneficiar a los trabajadores y las familias estadounidenses».

Ha comenzado su programa retirando a su país del Acuerdo de Asociación Transpacífico, ha comenzado a renegociar el Tratado de libre comercio de  América del Norte y ha comenzado un programa de proteccionismo voraz. Por estas medidas fue votado por miles de estadounidenses, que confiaban en que  lo hiciera y no los está defraudando.

Como Estados Unidos se está retirando del ámbito internacional, su liderazgo queda en manos de otros países como China, aunque otros como Japón o la India también pueden ser los que finalmente se queden con el mercado.  Aunque lo que sí es cierto es que renunciar a este liderazgo tendrá un  coste para las empresas americanas.

Ante este movimiento, en el Foro de Davos, el presidente chino fue quién más pidió libre comercio y globalización, a la par de impulsar un nuevo acuerdo comercial contra el TPP, ya que parece que da por hecho que serán ellos quienes ocupen el puesto de Estados Unidos a nivel internacional.