Francisco Pardo Piqueras, director general de la Policía Nacional, felicitó la Navidad a través de una imagen de una escena con el afecto que los ciudadanos exhibieron frente a los agentes de la Jefatura Superior de Barcelona después de los disturbios realizados por los grupos independentistas que no se encuentran conforme, debido a la condena hacia los líderes del procés.

La imagen permite ver a una niña de espaldas, la cual abraza a una de las agentes después de haberle obsequiado un ramo de flores; la misma data del pasado 20 de octubre, en la ciudad de Barcelona, solo 6 días luego de haber anunciado el fallo judicial que originó las primeras protestas realizadas en el aeropuerto de El Prat.

Alrededor de 25 años vinculado con el gobierno manchego

Piqueras fue elegido como director general de la Policía durante el mes de junio de 2018, aunque su carrera profesional se ha mantenido asociada a Castilla-La Mancha por alrededor de 25 años, siendo consejero de Presidencia de la Junta manchega durante los años 2003-2004, al igual que secretario general de la Presidencia, director del gabinete del presidente y presidente de las Cortes de dicha comunidad autónoma durante 2007-2011.

En los días de protestas severas en la ciudad condal, el Gobierno estableció un gabinete de crisis mientras que mandos tanto de la Policía y la Guardia Civil como de los Mossos se encargaron de seguir dichos sucesos a través de una misma sala de coordinación.

Además, Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior; Pedro Sánchez, presidente del Gobierno y el propio director de la Policía, se trasladaron hacia Barcelona interesándose por los policías de dicha jefatura.

Cambio de sede

Una propuesta de ERC realizada el pasado noviembre dentro del Ayuntamiento de Barcelona, solicitó que la Policía se alejara del número 43 de Vía Laietana, teniendo el apoyo de BComú, JxCat y PSC, aunque no del de PP, Ciudadanos y BCN Canvi.

Isabel Celaá, ministra portavoz del Gobierno, poco tiempo más tarde dejó entrever que dicho cuerpo policial podría cambiar de sede en Barcelona, después de que se le preguntó acerca de la iniciativa de transformar el edificio en un museo sobre la represión franquista durante una rueda de prensa celebrada luego del Consejo de Ministros.

A esto, indico que la Policía Nacional permanecerá en la capital catalana, e inmediatamente enfatizó que: “otra cosa es que sea posible encontrar una mejor sede para la Policía, aunque se mantendrán dentro de Barcelona”.

La iniciativa, respaldada en 2017 dentro del Congreso de los Diputados, causó cierto incomodidad entre sectores de la Policía por considerar que resulta inoportuna, dentro de un contexto donde dicho edificio fue objeto de las violentas manifestaciones de grupos de independentistas descontentos por varios días.