A punto de dar comienzo las semifinales de la Copa del Rey, hay que decir que el Celta de Vigo parte como gran favorito para salir victorioso de su cruce y acceder a la gran final. Allí le esperarían el Barcelona o el Atlético de Madrid.

El Celta está en racha

Hay que decir que este es el dato más importante de todos. Tras un inicio de temporada bastante irregular, los hombres de Berizzo no solo han logrado estabilizarse sino que al mismo tiempo han logrado jugar como quiere su técnico. Y todo ello con la ventaja añadida de que sus delanteros, con Iago Aspas a la cabeza, están comenzando a ver portería de manera regular lo que le facilita mucho las cosas al conjunto gallego.

El alavés no le pondrá las cosas sencillas

Esto es una realidad. Y es que el equipo del norte de España tratará por todos los medios, por un lado, mantener su portería a cero para, a continuación, tratar de aprovechar la única debilidad que parece tener el conjunto vigués que no es otra que la de la fragilidad defensiva. Porque no hay que olvidar que es un equipo que está encajando mucho goles en esta temporada.

Sin embargo, sea como fuere, el Celta saldrá con todo lo que tiene para hacer daño al Alavés. Tal es así que ha convocado a todos los jugadores disponibles con el propósito de que la motivación sea máxima. Como muestra de que todo va miel sobre hojuelas en el equipo de Berizzo, incluso la cesión de Orellana al Valencia no solo no ha sentado mal sino que los jugadores lo han visto como algo que le vendría bien al equipo y lo han tomado con toda naturalidad. Porque el conjunto, esa es la clave de los gallegos, está por encima de las individualidades.