En estos momentos el Barça no se encuentra en su mejor momento, pero  logró sortear de la mejor manera posible la crisis en la que se encuentra inmerso. Tras llegar a su derrota número 12 en la Euroliga y de pasar la vergüenza de ser silbado por el público en el Palau, consiguió una victoria ante el Bakonia en su casa quedando 84-92. Tras la victoria de estos en el Palau el pasado viernes donde quedaron 79-93.

La agridulce victoria del Barça

De esta forma, el Barcelona suma 13 victorias, lo que le iguala al Valencia, y lo sitúa tras el Tenerife y el Real Madrid, que es líder con un partido menos, que descansó durante la jornada de ayer.

Aunque los jugadores del Baskonia intentaron sobrepasar la defensa del Barcelona, y lo consiguieron en más de una ocasión, no fue suficiente para asegurar la victoria. Los barcelonistas comenzaron un partido fuertes y llevando la iniciativa en todo momento, lo que, al principio, hizo que quedaran 36-45.

En ese momento el Baskonia despertó y comenzó a hacer una presión efectiva en su rival, lo que hizo que, por un momento, tuvieran un vuelco en el marcador con un 46-45. Y aunque el Barcelona pudo parecer frágil durante esos minutos, no se dejó amedrentar, no podía acumular otra derrota frente a sus aficionados. Por lo que volvieron a atacar quedando 56-64.

Tras esos minutos, el Barcelona no dio tregua, fue intenso y metódico, los jugadores se concentraron en la victoria, algo que se les ha echado en cara durante los últimos partidos que no hacían. Lo que hizo que fueran superiores en el campo y finalmente se alzaran con una merecida victoria que les da algo de aire tras las derrotas anteriores. Aunque  Koponnen se fue al vestuario con una lesión del hombro izquierdo.