España ya está avanzando en la fase 3 de desconfinamiento y se sigue preparando para la entrada a una nueva normalidad. Muchas regiones están presentando mejoras en cuanto a los números de muertes y contagiados, aunque hay comunidades que aún tienen algunos problemas.

Uno de ellos es Vigo, que tiene más del 30% de casos de Covid en toda Galicia, algo que está preocupando a las autoridades regionales que ven cómo se quedan rezagados en comparación con otros sitios de España.

En las últimas 24 horas, la ciudad no ha logrado reducir el número de casos positivos, a pesar de que el día anterior se habían presentado una reducción significativa de contagios.

Así es como Vigo se convirtió en la más afectada de toda Galicia, más aún teniendo en cuenta el brote en la comarca de A Mariña, que ha complicado todo el panorama. Es así como el panorama para Galicia de casos activos hasta el día jueves 26 de junio eran de 333, de los cuales más de 135 pertenecen a Vigo.

Lo que llama la atención es que solo un caso está hospitalizado y se encuentra en el Álvaro Cunqueiro. Por su parte los otros 134 se encuentran en sus domicilios guardando una estricta cuarentena.

La buena noticia es que se han recuperado satisfactoriamente 2.050, además de que no ha habido más fallecidos en las últimas 24 horas.

El gobierno regional ha estado pensando en soluciones para poder disminuir el número de casos que está afectando a tantas personas, siendo vital el cumplimiento de todas las medidas que se implante desde el Poder Ejecutivo.

A su vez llegarán nuevos equipos médicos y pruebas para poder distribuirlas por toda la comunidad y así detectar a tiempo posibles casos asintomáticos, que son los que más cuesta encontrar.

España fue por varias semanas la nación más golpeada por el coronavirus, tanto así que sus servicios sanitarios estuvieron al borde del colapso. Actualmente, la mayoría de comunidades autónomas ya están saliendo de la fase 3 del desconfinamiento y siguen apuntándole a una nueva normalidad, incluyendo la comunidad madrileña, que fue la más afectada.

El resto del viejo continente ha seguido sus pasos, aunque hay algunos indicios de un posible rebrote que ha preocupado a los expertos.

Portugal ya tomó cartas en el asunto y decidió aplicar nuevamente una cuarentena voluntaria, ya que hubo un drástico aumento en los casos en el área metropolitana de Lisboa y Oporto.

Esto alarmó a los demás países que ya estaban a punto de abrir las fronteras y abrir los vuelos internacionales para reactivación del motor turismo. Parece ser que hacen falta nuevas medidas para acabar con el virus.