Tras las pesquisas iniciales, las autoridades dieron con un piso en cuyo registro localizaron información detallada de los planes de desestabilización de estos CDR, todos relacionados con el movimiento separatista.

El vínculo entre los documentos, anotaciones y demás información de los CDR recabados y las acciones llevadas adelante por la organización pro independentista Tsunami Democrática, es innegable. Así consta en el sumario del registro del piso que llevó adelante la Guardia Civil.

Además le fueron incautadas a esta célula de miembros radicales, materiales con los que fabricarían algunos explosivos.

El piso registrado se ubica en Cerdañola de Vallés, Barcelona, allí la Guardia Civil tuvo acceso a documentos muy explícitos y comprometedores donde los CDR daban cuenta de una serie de acciones a tomar, vinculadas con las sentencia del Supremo. Específicamente se ubicó una libreta donde se llevaba el control de cada acción a tomar, cada reunión y otros temas relacionados con Tsunami Democrática, quienes están señalados como los promotores de las protestas que surgieron tan pronto se supo de la sentencia en contra del Procés.

De hecho estas protestas iniciaron con la toma del terminal aéreo del Prat por parte de éste movimiento radical, una situación en la que tuvo que intervenir la Policía y de la que hacen mención en la mencionada libreta.

Así mismo los agentes dieron cuenta de una cantidad de apuntes en los que se desveló lo que al parecer es una especie de cronograma de actividades radicales a realizar, una vez que saliera a la luz pública el dictamen de la sentencia del Procés donde no solo señalaban este aeropuerto como punto estratégico, sino a cargo de quien estarían estas acciones apuntando al Grupo Terris. Allí señalaban nombres de las células radicales, fechas, agrupaciones políticas, lugares, otros grupos, organizaciones, etc.

Además también había pruebas del corte del tramo 7 de la carretera que pasa por Granollers que tenían planificado hacer, de acuerdo a un mapa que se encontró en el lugar del registro. Esta no fue  la única vivienda objeto de registros por parte de las autoridades en Barcelona, en otra de ellas dieron con un móvil que contenía la imagen de la fachada principal de la VII zona de la Guardia Civil ubicada en Barcelona, a lo que se sumaron dos repetidoras, varias antenas, dos antenas WiFi, material para evadir los equipos inhibidores y siete transmisores.

Se desveló una planificación bien estructurada de los CDR que les permitiría ocupar el Parlament de Cataluña y desde adentro defenderlo, la información fue extraída de otra libreta encontrada en otra de las viviendas; en dicha libreta se asignaba tareas muy específicas y cuantas personas se requerían para esta logística.