Un hecho sin precedentes ocurrió a las 12:00 horas en la localidad de Vigo. Un hombre que tras protagonizar una discusión dentro de una unidad de transporte público urbano llamado Vitrasa y amenazar a sus pasajeros, buscando escapar de los agentes que lo perseguían, terminó siendo capturado por la Policía Local de Vigo después de enfrentarse blandiendo sorpresivamente una hoz, un cuchillo y martillo.

De acuerdo con lo narrado por la policía, el conductor del vehículo urbano que cubría la ruta por la zona de O Calvario participó a los efectivos a través del teléfono de emergencias, que un sujeto sin motivo aparente había comenzado a golpear los muebles del autobús y amenazar de gravedad a los pasajeros que viajaban con él. Una patrulla que se desplazaba por el sitio de los acontecimientos por medio de  los dispositivos acústicos u ópticos, logró con el paradero del mismo.

El individuo alertado por la cercanía de los oficiales  empezó a golpear la puerta del autobús; al conductor que había suspendido temporalmente el servicio, este le exigía que le abriera para bajarse y sin poder detenerlo alcanzó darse a la fuga.

Mossos indignados y contra la Policía o Guardia Civil

Los agentes le siguieron a pie y vieron como sorpresivamente saltó una pared de dos metros de altura que daba hacia un área baja llena de maleza y arbolada. Desde allí el hombre los amenazaba, vociferando palabras si se le acercaban.

Los agentes policiales trataron de tranquilizarle ante la conducta agresiva que manifestaba

Como no se calmaba quisieron hablar con él y descendieron por el muro que les aislaba, en ese instante la persona huyó nuevamente saltando las tapias de varias propiedades hasta que llegó a una hacienda que lo condujo a un galpón donde tomó la afilada hoz, un cuchillo de unos 12 centímetros de hoja y un martillo. Insultando y amenazando a los policías de gravedad, incluso les advertía que no se aproximaran pues estaban en una propiedad privada.

Ante los hechos, los efectivos policiales requirieron unidades de apoyo y una ambulancia con la finalidad de poder entrar al lugar con precaución, velando por su seguridad e integridad física. Varios vecinos que se concentraron en el lugar le informaron sobre la propietaria legal y titularidad de la finca, fue así como localizaron a un familiar que proporcionó las llaves de la puerta principal.

Algunos agentes entraron en la propiedad por el portal, lo que llamó la atención del hombre quien se enfrentó a los policías sin mediar palabra, usando los elementos descritos que llevaba a mano.

Al mismo tiempo, otro efectivo que había saltado la tapia contigua, logró colocarse detrás del personaje y consiguió rápidamente someterlo, después se procedió a su detención por la comisión de delito con amenazas graves y objetos contundentes.