El líder independentista catalán, Carles Puigdemont, pidió un diálogo político con el gobierno español al salir de la prisión alemana de Neumünster, después de pagar la fianza de 75.000 euros, una suma que la Asamblea Nacional Catalana (ANC) sufragó de un “fondo de solidaridad” con la ayuda de la asociación cultural Òmnium Cultural.

Poco antes de las dos de la tarde del viernes, Puigdemont salió de la cárcel para encontrarse con periodistas y personas que gritaban y agitaban banderas catalanas. Tomó la palabra, dando las gracias en alemán e inglés por todas las declaraciones de apoyo que le han llegado desde todo el mundo, aparte también agradeció al personal y compañeros de prisión.

A través de Twitter, Puigdemont dice que el lunes por la tarde viajará desde Neumünster a Berlín. Negó que fuera culpable de rebelión y que tampoco abusó del dinero del gobierno “Es un asunto político”, tuiteó.

Puigdemont hizo llamada a Madrid para que abandone los intentos de enjuiciar a los líderes separatistas y reclamó la liberación inmediata de todos sus colegas de las cárceles españolas. Así mismo, instó un diálogo con los líderes políticos catalanes.

Después de ser liberado, Puigdemont quiere dialogar con España

Puigdemont fue encarcelado en la cárcel de Neumünster después de ser arrestado con una orden emitida por las autoridades judiciales españolas el 25 de marzo, mientras se dirigía a la frontera danesa-alemana.

El juez del Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein, descartó extraditar al político catalán por una acusación de rebelión y decidió su libertad sujeto a condiciones. Como resultado, Puigdemont ahora solo podría ser juzgado y extraditado por un cargo menor de mal uso de fondos públicos.

El abogado alemán de Puigdemont, Wolfgang Schomburg, informó que continuaría presionando para que el Juez alemán descarte su extradición por el menor cargo.

En Madrid, el gobierno español mantuvo total hermetismo sobre sus próximos movimientos.Algunas decisiones judiciales nos gustan más, otras nos gustan menos“, dijo el Ministro de Justicia, Rafael Catalá.

Un portavoz del gobierno alemán reiteró la opinión de que el conflicto de Cataluña requería una solución “dentro del orden legal y constitucional de España”.

Un grupo de delegados del partido izquierdista alemán Die Linke, emitió un comunicado el viernes en el que ofrecían asistencia a Puigdemont para encontrar un apartamento en Berlín, así como apoyo financiero. Los diputados Andrej Hunko, Zaklin Nastic y Diether Dehm describieron la decisión de la corte como “una bofetada para Madrid, Berlín y el fiscal general“.

Puigdemont ahora también es apoyado por las Naciones Unidas. Según el experto de la ONU para la libertad de expresión David Kaye, solicitó a España no enjuiciar a los políticos separatistas catalanes por rebelión. Las persecuciones por rebelión que pueden conducir a largas condenas de prisión implican grandes riesgos para desalentar la expresión totalmente legítima.