Dentro de tantas malas noticias que ha tenido el territorio español en los últimos tiempos, ya era hora de que salieran buenos mensajes para dar un atisbo de esperanza a todos en general. Ya Vigo tiene algunas.

Se ha dado a conocer que las dos primeras altas por coronavirus ya se han producido, luego de que se recuperaran por completo del padecimiento que ha matado a más de 1000 españoles.

Esto contrasta con los nuevos casos que han aparecido en la ciudad, que suman más de 152 en la tarde de este sábado 22 de marzo. Se trata de dos personas que son familiares cercanos, provenientes de Moaña. Ambos siguen en la UCI pero ya están en franca recuperación y estables.

Pasaron catorce días en tratamiento y aislamiento total luego de que dieran positivo a la prueba. Ayer le volvieron a emitir la prueba y dieron positivo, siendo una excelente noticia para ellos, su familiares y los viguenses en general.

Esto deja para toda la ciudad de Vigo 150 casos en total. En un solo día ha aumentado más del 50% y se espera que siga este rumbo en los próximos días. De hecho, la cresta se ha hasta triplicado en apenas tres días, algo que ha preocupado a muchos especialistas.

¿Por qué tanto crecimiento?

El crecimiento ha sigo rápido debido a la curva natural que tiene cualquier pandemia, y el coronavirus no es la excepción. Este comportamiento se ha producido en toda España y es casi que imposible que en Vigo no suceda. Los próximos días podrían ser complejos.

El otro motivo es que se ha multiplicado la cantidad de pruebas que se están haciendo diariamente, algo fundamental para determinar cuántos casos exactos hay. Mientras más test se hagan se tendrá un promedio más cercano a la realidad.

Al principio solo se hacían en los centros médicos, pero debido al estado de alarma se han creado equipos de enfermeras por toda la ciudad que van de domicilio en domicilio haciendo las pruebas pertinentes para determinar si es un nuevo caso del COVID-19.

También ha cambiado un poco el patrón, ya que anteriormente solo se hacía los test para aquellos que tuviesen problemas respiratorios y hayan estado en zonas de alto contagio. Ahora se lo hacen a quienes teniendo los síntomas básicos tengan más de 70 años o ya sufran de enfermedades crónicas.

La mayoría de infectados están en su hogar, siendo la mejor estrategia para evitar contagios masivos. Están en constante contacto con los profesionales de la salud mediante el móvil para transmitir sus datos diariamente.

Parece ser una buena estrategia, esperemos que se sigan salvando vidas en el transcurrir de los días. Hay mucha esperanza.