De acuerdo con el Código Penal vigente, la marihuana es una droga ilícita y su plantación y venta también. Euskadi está en el primer lugar de consumo de cannabis en Europa y es posible que guarde relación con la proliferación de los cultivos. Según registros del Gobierno Vasco, los jóvenes comienzan su consumo desde la adolescencia.

En menos de dos semanas se han presentado tres sucesos relacionados con la producción de marihuana en Euskadi, dos en plantaciones a cielo abierto en Bierratua y Hernanialde, y otra en invernaderos por la zona de Uribe.

Durante este año, los agentes de Ertzaintza han decomisado un total de 7.380 plantas de marihuana, un número muy lejano a las más de 50 mil plantas confiscadas durante 2017.

Según Karmelo Martínez Sarobe, comisario jefe de la Ertzaintza en Hernani. Las personas que realizan las plantaciones de cannabis, cada vez toman mayores medidas de precaución.

Añade que las plantaciones se han extendido desde 2013. Recuerda que en 2015, la Ertzaintza incautó más de 7 mil plantas, mientras que al año siguiente, la cifra creció a  16 mil plantaciones, superando en 2017 la cifra a 50.342.

El negocio genera mucho dinero, de unas tres plantas cultivadas al aire libre, se puede obtener un poco más de 1 kilo; la venta del gramo de marihuana se cotiza sobre los 5,5 euros y la manera de sembrarla es muy fácil. Además, que todos los útiles necesarios se consiguen de manera muy cómoda, inclusive por internet.

Las plantaciones de marihuana proliferan en Euskadi

Sarobe considera que la cifra de incautaciones cada vez son más bajas, no precisamente porque existan menos plantaciones, sino porque los responsables están alerta, son mucho más cuidadosos, y cuentan con medidas más sofisticadas para ser invisibles.

Las personas dedicadas a este negocio, buscan sitios incomunicados y adoptan sistemas de seguridad para reducir considerablemente el olor y no ser detectados. En la mayoría de los casos, los mismos vecinos alertan sobre movimiento sospechosos en sus caseríos o se descubren los cultivos mediante el patrullaje.

En plantaciones de exteriores, la época de mayor floración y cosecha es a finales de verano, en cambio, en métodos de plantaciones interiores la actividad persiste durante todo el año. En los meses de septiembre y octubre, es cuando  se intensifican los operativos de vigilancia y patrulla, principalmente en horas no habituales o de madrugada.

Entre el tipo de personas que se dedican al cultivo de esta planta, se encuentran las asociaciones cannábicas, otro grupo son delincuentes dedicados al tráfico de drogas y por otro lado , personas que siembran para su propio consumo sin ánimo de ventas.

Con relación a las asociaciones cannábicas, éstas necesitan de permiso del Ministerio de Sanidad, pero ninguna hace la tramitación, por lo que siguen estando en condición de ilegalidad.