Con la llegada de la nueva estación hay que poner atención al cuidado de la piel y del cabello por la sensibilidad de ambos

¡La primavera ya está aquí! ¡Y menos mal! Pero que el entusiasmo de la llegada de la nueva estación y la aproximación del verano no haga olvidar que con el cambio de clima también hay que modificar algunos hábitos relacionados con la salud. Unos de los problemas más conocidos asociados a esta época del año son las alergias primaverales o los efectos de la radiación solar en la piel. ¿Pero qué pasa, por ejemplo, con nuestro pelo? Además de seguir los consejos más habituales como mantener una alimentación equilibrada con frutas y verduras de temporada y beber mucha agua, es fundamental tener en cuenta que cada estación requiere unos cuidados específicos.

La primavera implica reparar los daños causados en el invierno, proteger el cabello del sol, frenar la caída, hidratarlo, cortar las puntas cuando sea necesario…

Si eres de las personas que usa secadores de pelo a menudo no tienes por qué dejar de hacerlo ni siquiera en esta época, únicamente ten en cuenta que debes elegir el mejor aparato para que tu pelo brille a diario y se mantenga sano. Antes de realizar la compra comprueba si el secador es iónico o no. El aire caliente que emiten los mismos está cargado de iones negativos, lo que reduce el encrespado, aporta esponjosidad, y elimina ácaros y virus presentes en las ciudades y que perjudican el cabello.

Otros de los aspectos a tener en cuenta a la hora de hacerse con un secador son la velocidad y la temperatura. Según los expertos lo más recomendable en caso del pelo sensible es secarlo a baja temperatura, mientras que las grandes potencias son ideales para los pelos más gruesos. De esta forma se acorta el tiempo de secado y se evitan daños innecesarios derivados de una práctica inadecuada.

Lo que está claro es que los mejores secadores de pelo no pueden ser otros que los profesionales. Si eres un particular puedes encontrar algunos a un precio económico que te salvarán de cualquier apuro en casa, mientras que si eres una peluquería o un salón de belleza es aconsejable que tu inversión sea mayor. Dicha inversión se transformará una satisfacción plena por parte de tus clientes y en un valor a largo plazo que te salvará de los inconvenientes de un material de baja calidad.

En ambos casos hay que fijarse en el peso del aparato. Al tratarse de un utensilio que se tiene durante mucho tiempo en la mano, puede provocar algunas lesiones o molestias en la muñeca o en el brazo. Deshacerse de cualquier daño antes de que aparezca es tan fácil como decantarse por un secador ligero y manejable.

Una vez hayas elegido tu secador ideal, ten en cuenta que, de su correcto uso también dependerá la salud y el aspecto de tu cabello. Un mal empleo de este aparato puede conllevar quemaduras y daños en el pelo que se eliminan con precaución y con los consejos aquí expuestos. Recuerda también que es preferible que el contacto entre el secador y el pelo no sea directo. Para eso únicamente hay que extender el brazo a un distancia prudencial y utilizar aire templado. Concretamente, se recomienda que el difusor esté a tres o cuatro centímetros de nosotros.

A la hora de elegir cuidar la salud de tu cuero cabelludo hay que ser conscientes de la relevancia de los complementos. Un cepillo de pelo de calidad, con materiales resistentes, buen diseño y buenas prestaciones no debe caer en el olvido. De nada vale utilizar todos los recursos en el secador si, a posteriori, no se piensa en los otros factores que entran en juego. El gran olvidado en este sentido es el protector térmico que, a diferencia del champú o la mascarilla es muy poco utilizado. Este producto debe aplicarse antes de usar el secador y contrarrestará los efectos de las temperaturas.

Si aún no te has convencido de que, incluso en primavera, el uso del secador puede salvarte de muchas situaciones y tienes dudas sobre lo que este provoca en la salud de tu cabello solo estáte atento a este dato. En 2011 científicos coreanos determinaron que el uso del secador causa más daños que el secado natural. La conclusión del estudio aseguraba que la humedad prolongada deterioraba el cabello, efecto que no se había observado en quienes usaban secador. ¿Qué más necesitas para cuidarte?