Tan pronto como levantamos el teléfono, la voz de la lotera de la administración número 3 de Lloret de Mar, Nati, apunta por el otro lado de la línea, sin dar una oportunidad ni de preguntar, que si llamas por el número 00155, ya no les queda más.

¿Telequinesis? No y es que la razón es tan simple como inquietante. La aplicación del artículo 155 sobre la autonomía catalana y que el gobierno ha puesto en marcha, ha suscitado el interés más supersticioso a la hora de tener el número reflejado en un cupón de lotería.

Esta misma conversación se repite en todas las administraciones catalanas que vendieron el número, como las de Llança, Barcelona o Sant Joan de los Abadesses.

Lo vendimos muy rápido, en unos días

colas para conseguir el decimo 00155

En una mañana, 15 o 20 personas me pueden llamar preguntando por el número, pero sólo trajimos una serie, llamaron un día y vinieron a buscarla y se la llevaron, es lo que comenta lo lotera de la administración número 3 de Lloret de Mar.

Todos reciben diariamente avalanchas de llamadas y correos electrónicos para ver si todavía están disponibles. “Pedimos una sola hoja de papel, con tan solo 10 décimos del mismo número antes de que todo esto ocurriera y ya no tenemos ninguna.

“Se pone el número en la máquina y no aparece, por lo que está totalmente agotado“, dice Pedro, director de la administración número 97 de Barcelona, que subraya que se vendió antes de la gran agitación en la aplicación del artículo.

Es tan difícil encontrar el preciado billete que no está disponible en la Meca de la Lotería, en la Bruixa de Oro de Sort.

“Fue uno de los primeros números en agotarse, unos 150 décimos en diez minutos, pero no estoy nada satisfecho con venderlo, ya que prefiero dar números más alegres, pero no un número de este calibre “, dice Xavier Gabriel, el propietario de la bruja más famosa de España, quien tras romper el silencio sobre el conflicto y anunciar que trasladaba su sede social a Navarra y Madrid, aumentó sus pedidos en un 275% y en tan sólo cuatro días.

A pesar de los llamamientos a un boicot por parte de los sectores independentistas, se ha recaudado 300.000 euros más en los últimos cuatro días que el año pasado. “Sólo puedo agradecer a Cataluña y a toda España “, dice Xavier, explicando que ha recibido mucho “apoyo de muchas personas y gente muy importante. Y pide ayuda, ya que hay muchos catalanes que se sienten como yo, que aman a Cataluña, pero quieren seguir siendo españoles”.