Aunque pueda parecer que estamos hablando en sentido figurado, tenemos que decir que nada más lejos de la realidad. Y es que, cuando hablamos del coste que pueden tener los apoyos que le hacen falta al PP para lograr sacar adelante los presupuestos generales del Estados, nos estamos refiriendo al coste económico. Y claro, ya se sabe que si el partido que está en el gobierno cede en cuanto a materia económica se refiere, esto es algo que repercute al conjunto de los españoles, sin lugar a dudas.

El Partido Popular cede ante el PNV

Las cuentas no salían. Es decir, por mucho que el Partido Popular hacía cuentas necesitaba, sí o sí, el apoyo de los nacionalistas vascos. Y claro, el tiempo era poco y el margen de maniobra muy estrecho. Esto no hacía otra cosa que dejar al PNV en una situación muy buena para poder exigir sabiendo que lo más seguro era que los conservadores cedieran. Y así ha sido.

Ante la inminente votación de los presupuestos generales, el PNV ha solicitado la devolución en un plazo de cinco años de la deuda que el Estado tenía con esta comunidad autónoma. A esto, hay que sumarle otros 1.000 millones de euros, los cuales, parecer ser aunque esto son meras especulaciones, que podrían destinarse a la construcción del AVE.

Sea como fuere las reacciones no se han hecho esperar y la oposición a nivel nacional le pedirá explicaciones al Partido Popular para saber de dónde va a sacar estos fondos y por otro lado la oposición vasca tilda este acuerdo como error ya que consideran que en ningún caso se puede pactar con un partido político que es el absoluto protagonista de muchos de los casos de corrupción que hay ahora mismo en España. Pero lo mejor de todo es que esta situación será una constante en los próximos años.