El PP en Vigo ya tiene un nombre que lo ayudará a reflotar, se trata de Corina Porro, quien será la encargada de conducirlo durante la etapa de transición hasta que llegue un nuevo líder.

Quien fuera la regidora entre los años 2003 y 2007, hoy  presidenta del Consello Económico e Social (CES) se eligió para que administre la misión gestora y tome el mando de su formación desde el próximo miércoles; después de aprobarse en  la dirección regional. Su misión será  unir a la familia del PP y coordinar al nuevo congreso que renovará la cúpula, justo después que Elena Muñoz dimitiera. El concilio pudiera posponerse hasta las elecciones autonómicas de 2020.

El PP recobra una pieza que logró colocar al partido a un nivel extraordinario; 13 concejales y 67.000 votos que en 2007 consiguió acercándose a la mayoría absoluta. Porro no ha aceptado oficialmente, sí consintió el ofrecimiento aunque fue reservada y  respetuosa. Expresó que legalmente es posible, pero habrá que ver si es conveniente.

Igualmente su ascenso al cargo no supone su regreso a la política municipal, ya que la dejó en 2011. Su obligación con PP es segura.

Dijo llevarse bien con los grupos y las familias de la alineación en Vigo, por ello se necesita aunar fuerzas.  El primer trabajo será el diálogo y aproximarse a las sensibilidades del PP que se distanciaron en la época de Muñoz. La prioridad es que el partido sea uno solo; habrá que esperar el miércoles cuando la junta directiva provincial del PP de Pontevedra se reúna, por ahora reina la prudencia.

Con las autonómicas de 2020,  la representante contará con seis meses que se prorrogarían de acuerdo a los hechos que se presenten. Su periodo depende de la fecha del congreso. El nombramiento fue aceptado con beneplácito en el partido por su capacidad para concentrar voluntades.

Manuel Pérez ex alcalde expresó  que fue una buena elección; por ahora hay que recuperar lo perdido, avivar la existencia del partido y recobrar a las personas que no votaron por el PP. Como se recordará él ganó en Vigo las elecciones con mayoría absoluta y reconoce que no será fácil para el Partido.

Quien fuese presidente del Partido Popular de Vigo de 1987 a 1991 Carlos Mantilla considera que haber elegido a Corina Porro fue un acierto, pues reúne las condiciones que se necesitan para sacar al PP del atolladero.  Es hora  de recuperar a las personas que abandonaron el partido. Entre esas hay nombres donde figura Javier Guerra quien se midió con Elena Muñoz en 2015 y perdió; pero hoy es una posible opción para lograr el triunfo ya que cuenta con experiencia y aún con sus simpatizantes que creen en él.