En un hogar siempre hay pequeñas reparaciones que realizar, desde repasar algún grifo que gotea o alguna persiana que está algo atascada. En una zona tan privilegiada como la nuestra, con muchas horas de sol. A lo largo del año, la reparacion persianas barcelona es una de las tareas más demandadas por los inquilinos. Las persianas, en sus distintas variantes, son muy propensas a sufrir tareas de mantenimiento y de reparación.

Desde el cambio de la cinta, a desatrancar los atascos en las guías, pasando por el cambio de láminas deterioradas. Por otro lado, los fontaneros barcelona son otra de las profesiones con más demanda.  La reparacion persianas valencia  es generalmente un servicio que inquilinos y propietarios no suelen realizar por ellos mis os, ya que en la mayor parte de ocasiones lleva aparejado trabajo en altura. Cambiar una persiana no es una tarea que pueda realizarse con comodidad si no se está acostumbrado, ya que implica abrir la caja, sacar todo el rollo de persiana, que además suele estar lleno de polvo y suciedad. Ni se trata de reparaciones cómodas ni sencillas de realizar, por eso la reparacion persianas es siempre una tarea para confiar en profesionales.

Averías más frecuentes en las persianas

El uso intensivo de las persianas que hacemos en España da lugar a continuas tareas de mantenimiento y reparación. Estas averías suelen ser la siguientes:

  • Persiana atascada: Normalmente se debe a dos factores, algún objeto o suciedad que atasque las guías o que alguna de las láminas se haya roto y esté obstruyendo los carriles. La mejor manera de evitar atascos es siempre limpiar con frecuencia estas guías, y en el caso de láminas rotas, sustituirla. No olvides confiar en un profesional.
  • Cinta rota: Impide la subida y bajada de la persiana, y la sustitución de la cinta es la única solución al problema. En caso de duda sobre la reparación, lo más adecuado es llamar a tu servicio de reparación de confianza.
  • Problemas en persianas eléctricas: Son más complejos de solucionar, ya que se trata de arreglaen averías en un motor eléctrico. La manipulación del mismo por parte de personal no cualificado está altamente desaconsejaba.
  • Problemas relacionados con la limpieza: La limpieza de las persianas ha de ser periódica, ya que con ello evitamos problemas estéticos y de funcionamiento. Mantener limpias las guías es la mejor protección para su correcto funcionamiento. A la hora de limpiar las persianas, debemos usar productos no abrasivos, y jamás realizar la limpieza de las láminas por su cara exterior si ello supone un trabajo en altura.

La fontanería, trabajos para profesionales 

Si hay un tipo de avería que no solemos tratar de reparar por nosotros mismos esa es la que tiene relación con el agua. La fontanería conjuga diferentes técnicas como la soldadura, y que no son habituales de realizar por personas ajenas al ramo. Cuando se producen estas averías, siempre hay que llamar a profesionales preparados  y con la formación pertinente para cualquier tipo de contingencias.

Los fontaneros atienden todo tipo de solicitudes, desde las más sencllas, como reparar un grifo que gotea o una cisterna que pierde agua, hasta la sustitución de elementos sanitarios o instalaciones de sistemas de cañerías. Sea como fuere, nunca deben emprenderse tareas de fontanería si no tenemos los conocimientos ni las herramientas adecuadas. La proliferación de canales en plataformas de vídeo como YouTube, con sencilos consejos de bricolage pueden estar bien, pero nunca jamás deben servir para trampolún para tareas de calado si no se tiene la preparación correcta.

En caso de acometer una reparación para la que no estemos preparados, solo podemos conseguir agravar el problema. Ello lleva aparejado provocar más daños, recordamos que el agua es uno de los elementos que más destrozos puede causar en el hogar. Ni solo eso, por querer ahorra algo de dinero, quizás la factura final que nos pase el fonanero puede ser mucho mayor de lo que se esperaba en un principio. 

La fontanería es un oficio que requiere de mucha formación y que no puede atenderse con pocos medios. Normalmente los fontaneros son bastante cautos a la hora de valorar una avería, y el diagnóstico que realizan siempre es el de ojos acostumbrados a lidiar con todo tipo de reparaciones. Por eso, nunca debe abordarse la reparación de cualquier contingencia doméstica sin contar con un profesuonal del ramo. Invertir en un buen fontanero siempre sale más económico que tratar de hacerlo por nosotros mismos, sabiendo además que la reparación estará perfectamente ejecutada.

Nunca confíes tus reparaciones del hogar, ya sean eléctricas, de fontanería o de persianas, a personas que no cuentan con la adecuada cualificación profesional. Los riesgos de volve a sufrir la misma avería, agravada incluso, son bastante elevados y terminarán desembocando en solicitar los servicios de un profesional del ramo. ¿Merece la pena tratar de ahorrar algo de dinero de esta manera? En reparaciones del hogar, nunca debemos jugárnosla.