Analizamos la actualidad energética española para ver el consumo en España y en otros países del mundo.

Si bien el consumo energético ha estado en continuo auge desde el boom de la Revolución Industrial, debemos saber que varios elementos pueden venir a perturbar ese aumento. Nos percatamos de ello al ver la línea evolutiva del consumo energético de nuestro país, el cual podría, o no, sorprender a más de uno de nuestros lectores.

Energía Eléctrica

El desarrollo de la sociedad ha implicado que el consumo energético aumente paulatinamente en los países occidentales para adaptarse al estilo de vida de sus habitantes. Hoy en día realizamos un gran número de tareas que necesitan la energía que nos ofrecen compañías eléctricas u otras: desde trabajar con un ordenador hasta relajarse viendo la televisión. Resulta interesante ver la evolución del consumo energético en algunos países y compararlo al caso español.

La línea evolutiva del consumo mundial, una posible inspiración para el modelo español

Según resultados proporcionados por la empresa Endesa, el consumo energético ha evolucionado de manera positiva y considerable desde los años setenta en prácticamente todas las regiones del mundo, con la particular subida del consumo en Asia oriental. Efectivamente, países como China e India encabezan la lista de los países que más han aumentado su demanda energética debido a la superpoblación y al consumo disparado de la energía primaria. Nos percatamos que es a partir de los años 90 cuando el consumo energético de Asia se dispara, llegando a ocupar el primer puesto en cuanto a consumidores, adelantando a pilares de dicho consumo como Europa y América del Norte.

España forma parte de esos países que aumenta su consumo energético durante esas décadas, y ello es posible gracias al desarrollo económico que experimenta y a nuevos convenios de energía que se pactan con grandes multinacionales que abren España a las nuevas tecnologías. Las demandas del ciudadano español también se vuelven más exigentes en cuanto a luz y electricidad; por lo que su modelo pasa a ser el que ya conocían los estadounidenses o incluso nuestros vecinos franceses. Otros artículos realizados por Nervis Villalobos ponen de realce estos datos y aportan nuevas informaciones acerca de la situación actual del consumo energético en España. Dicho experto en materia de actualidad energética podrá darte más detalles sobre este punto.

Desde 1970 y hasta el año 2010 aproximadamente la evolución va a ser positiva en casi todos los continentes, pero un aire de cambio parece estar llegando; y nos percatamos que antes del final de la década de los años 2000 la tendencia de consumo cambia en ciertas zonas del mundo.

El consumo energético en España y la actualidad de éste

Si bien España es uno de los países de Europa que más tarda en abrirse a las nueva tecnologías de proporción de energía, también es uno de los que inician el retroceso de la línea de consumo antes. Resulta que, mientras que en los años 90 el consumo de energía primaria se dispara en nuestro país, pero allá hacia 2007 éste comienza a disminuir. Las razones se deberían a dos factores esenciales que aún en la actualidad son dos ejes centrales de nuestro consumo:

  • En primer lugar, llama la atención que la fecha del descenso del consumo energético cuadra con la del comienzo de la crisis mundial que tanto afectó a nuestro país. Y es que resulta que la situación financiera nos ha obligado a tener que configurar de nuevo nuestra percepción de la vida en el hogar e intentar ahorrar en consumo energético. Los resultados son más que visibles, pues dicho consumo ha bajado hasta el nivel de lo que consumimos en el año 1999.
  • Resulta que actualmente podemos tener todas las comodidades que nos brinda la energía primaria, pero de una forma mucho más ecológica y ahorradora. El consumo es menor, pues el país ha tomado conciencia de los problemas de medio ambiente graves que padece nuestro planeta y ha desarrollado estrategias de consumo mucho más eficaces y controladas. En ese sentido, es posible encontrar productos electrónicos que consumen mucho menos y que velan por la seguridad de nuestro planeta. Además, las compañías de energía han renovado sus métodos de trabajo y ofrecen servicios mucho más acordes con lo que la gente espera: unos mucho más conscientes de los problemas del planeta y que prevengan el agravamiento de la situación. Esta reacción de la gente arroja algo de esperanza a la ecología de la Tierra.

Como ves, la situación actual es el producto de dos factores que sitúan a España como uno de los primeros países en tomar consciencia del consumo energético tan importante que hay en el planeta.