El colchón es una de las partes más importantes de nuestro mobiliario, de nuestro hogar. Éste es la base principal de nuestro descanso, un lugar en el que pasamos gran parte de nuestro tiempo y que afecta directamente a nuestra salud. Por eso, tener un buen colchón, uno que se adapte a nuestros cuerpos y necesidades, es algo primordial.

colchón viscoelástico

Por tanto, para poder escoger el colchón adecuado, antes que nada hay que conocer muy bien qué tipos de colchones hay en el mercado. En Colchones Aznar podremos encontrar una amplia variedad, todos ellos preparados para ayudar a descansar a sus clientes y hacerles el día a día un poco más fácil.

Los colchones que presentamos a continuación son los más comunes y actuales:

Colchones viscoelásticos

Los colchones viscoelásticos actuales son de muy buena calidad, los cuales están formados por células abiertas y permiten una buena circulación del aire.

Este tipo de colchones es de una espumación termosensible y muy adaptable, por lo que se hunde al aplicar calor (el del cuerpo) y se endurece con el frío. Esto se traduce en que es un colchón con memoria, que se adapta constantemente a la forma del cuerpo y cuida sus movimientos.

Además de un alto grado de adaptabilidad, también ofrecen -por lo general- una firmeza media. Aunque la singularidad de estos colchones es que hay multitud de modelos, y cada uno de ellos ofrece distintas características en función del tipo de material, la densidad y la composición del colchón.

Los colchones viscoelásticos no tienen problemas de transpiración, por lo que se pueden colocar en cualquier tipo de soporte, como por ejemplo, sobre canapés abatibles.

Colchones de muelles

Los colchones de muelles son conocidos por ser los más habituales, y es que este tipo de colchones son, además, los más firmes. Ofrecen el grado alto de firmeza tradicional, combinado con la flexibilidad del bloque de muelles. Esto provoca que los colchones tengan un buen apoyo así como una muy buena durabilidad.

Cabe destacar que existen distintas variantes de colchones de muelles, en función de la configuración de los mismo. Por lo general, se pueden distinguir dos tipos:

  • Muelles bicónicos (o bonell): estos muelles tienen forma de doble cono, y son los que se adaptan mejor al peso de las diferentes partes del cuerpo.
  • Muelles ensacados (o cilíndricos): los muelles ensacados tienen forma de cilindro, y van ensacados individualmente. Esto hace que se eviten los molestos sonidos que puede generar el movimiento sobre los muelles. Además, distribuyen mejor el peso y dan más firmeza al colchón, provocando así un mejor descanso.

Colchones de espuma

Este tipo de colchones son los más clásicos y aunque han tenido mala fama, actualmente se pueden encontrar colchones baratos y de muy buena calidad.

Hay diversos modelos de colchones de espuma y se pueden diferenciar entre sí en función de la densidad de la espuma, la calidad de la misma y la altura del colchón. Cuanta más densidad presenta el colchón, más calidad y resistencia tiene. Así, cuantas más capas de espuma de diferentes densidades tiene, mejor altura y mejor firmeza presenta.

Los colchones de espuma tienen en su interior diferentes zonas de firmeza, por lo que están preparados para adaptarse a cada zona del cuerpo. Aunque no son tan firmes como un colchón de muelles, sí tienen bastante firmeza y, además, conservan el tacto, la adaptabilidad y la suavidad de las espumas de calidad.

Colchones de látex

Los colchones de látex son los más naturales y para que tengan una buena calidad han de tener cinco o más zonas de firmeza diferencias, para conseguir una correcta adaptación al cuerpo.

Este tipo de colchones son muy cómodos, debido a su alta elasticidad, la cual permite que sea un colchón muy adaptable al cuerpo. Además, su firmeza es media -lo aconsejable en todos los colchones-. Gracias a su material, estos colchones son muy higiénicos y transpirables, por lo que suelen ser más duraderos que otro tipo de colchones.

Aunque a priori el precio de los colchones de látex pueda ser más elevado que el de otro tipo de colchones, se pueden encontrar ofertas muy interesantes en las rebajas de colchones de Colchones Aznar.

Colchones de viscolátex

Los colchones de viscolátex destacan por estar formados de dos materiales (diferenciados en dos partes): un acolchado de espuma viscoelástica y un núcleo de látex, que es el encargado de proporcionar suavidad y firmeza.

Estos colchones tienen memoria, por lo que se ajustan perfectamente al cuerpo, ofreciendo un descanso total  muy reparador. Así, este colchón combina la suavidad del látex con la adaptabilidad de la viscoelástica, por lo que se convierte en uno de los mejores colchones del mercado.

Están pensados, sobre todo, para las personas con problemas de huesos, ya que tienen una firmeza media que favorece a huesos y articulaciones, evitando una gran dureza y el hundimiento. Además, estos son colchones muy higiénicos, pues ambos materiales de los que está formado son transpirables.

Así pues, una vez conocidos los distintos tipos de colchones ya estás en disposición de comprar el tuyo. ¿Sabes cuál te va mejor?