Actualmente existe muchísima competencia para lograr la atención de los compradores y no se puede conseguir el mejor precio posible por tu inmueble si es que no hay un trabajo bastante profesional que lo respalde para lograr exponer los beneficios de tu inmueble de la mejor forma posible y además lograr la exposición necesaria para conseguir a ése comprador que está dispuesto a pagar más que otros para comprar tu inmueble.
 

La Tasación

 
La tasación de tu inmueble viene a ser una de las actividades más críticas por las cuales se podrían perder buenos clientes de no realizarse correctamente.
 
Poner un inmueble sobrevalorado en el mercado es como tratar de vender una coca-cola por $50 euros y así es obvio que no te la van a comprar por más buen marketing que apliques. Es cierto que con un buen marketing puedes llegar a muchas personas que podrían estar interesadas en comprar, pero estas personas también buscan por su cuenta otras opciones y al comparar con otras opciones verán que el precio está desfasado y no comprarán, aun cuando les guste tu vivienda.
 
Entonces, para tener posibilidades de venta y digo «posibilidades» para dar entender que sólo es posible que el cliente tenga una consideración en comprar si y sólo si el precio está en consonancia con lo que dicta el mercado. Si estás en el precio correcto, estás en la mitad del camino ganado, ahora sólo tienes que promocionar tu inmueble de manera profesional.
 
Un ejemplo claro donde más se necesitan las tasaciones es los inmuebles caros. Por ejemplo, en la venta de las mansiones más caras de lima he encontrado que varias están con precios sobrevalorados y eso indica que la venta demorará más de lo previsto y lo más seguro es que terminen vendiéndose a mucho mejor precio del que se solicita en los avisos.
 

Una forma fácil de evitarte todo este estrés es tener un precio correcto desde el principio

 
Hay casos en que las fluctuaciones del mercado impiden colocar un precio real al inmueble, incluso para los más experimentados tasadores, como lo he venido experimentando en un alquiler de consultorio dental y en estos casos hay que ajustar el precio hasta que el inmueble se alquile o venta, pero estos son casos un tanto excepcionales porque cuando el mercado está estable, las tasaciones suelen ser muy fiables.
 

Buscando Un Buen Corredor Inmobiliario

 
A la hora de vender su inmueble, algunos logran colocar el precio correcto solicitando una tasación, pero además de eso, tienes que promocionarla de manera profesional para que se pueda solicitar el mayor precio posible. El mayor precio posible para un inmueble sólo se puede lograr si es que hay mucha demanda y esa demanda sólo puede lograrse con una publicidad profesional.
 
Ahí es donde deberías evitar de tratar de vender el inmueble por tu cuenta y buscar a un corredor inmobiliario con el que te sientas cómodo trabajando y sabes que hará una labor profesional en la promoción de tu inmueble para que logres llegar a la mayor cantidad de personas posible.
 
No en vano, los corredores inmobiliarios tienen años anunciando inmuebles y saben perfectamente que hacer a la hora de conseguir exposición en el mercado para un determinado inmueble, pero eso sí, no todos los agentes inmobiliarios son iguales; busca a uno que realmente sepas que es profesional en su trabajo y realmente sabe cómo lograr esa exposición que tanto necesita tu inmueble para generar más demanda, lo que finalmente logrará el máximo precio posible de venta.
 
Un buen corredor inmobiliario también analiza correctamente los papeles del inmueble para buscar cualquier cosa que necesite subsanación antes de poner el inmueble a la venta y además da consejos sobre cómo se podría bajar el impuesto de la alcabala o formas de ayudar a los compradores a financiar la compra. Existen casos en que los propietarios terminan vendiendo su inmueble a un valor mucho más bajo del que podrían haber obtenido en caso de haber buscado ayuda profesional, todo por ahorrarse el pago de la comisión que si tomamos en cuenta el enorme riesgo que se corre al tratar de vender uno mismo, entonces dicha comisión resulta bastante insignificante, aun cuando parezca un montón de dinero si se mira la cantidad en sí misma.