Son muchos los gallegos que se sienten atraídos por América del Sur, eligiéndolo como destino vacacional tanto en la época veraniega como en otras estaciones que dan pie a poder estar fuera de casa durante una considerable cantidad de días, ejemplificándolo la Navidad. A su vez, tantos otros cuentan con familia en países como Argentina, Chile y Ecuador que desean visitar regularmente.

Para ambos tipos de viajeros existen varias claves que, al ser puestas en práctica, dan pie a poder hacer acto de presencia en las bellas tierras latinas por menos dinero del calculado inicialmente. De esta manera te supondrá un menor esfuerzo económico no solo el desplazamiento, sino también tu estancia allí.

Cómo conseguir vuelos baratos

Uno de los principales quebraderos de cabeza surge al reservar el billete de avión, ya que se trata del mayor gasto a realizar. Ello es fruto básicamente de la gran cantidad de kilómetros que han de ser recorridos. Afortunadamente, gracias a Internet no es complicado encontrar vuelos baratos a sudamérica, aunque para ello es imprescindible que apliques una serie de recomendaciones.

Sobre la primera de ellas cada vez más consumidores se muestran concienciados acerca de la importancia que adquiere, tratándose simplemente de reservarlos con la mayor antelación posible. Esta actitud acostumbra a ser premiada por las aerolíneas beneficiando a los clientes con unos precios verdaderamente atractivos.

Conviene destacar el hecho de que desde Galicia no es habitual hallar conexiones a América del Sur y mucho menos económicas, pero desde la capital española que no se encuentra a demasiados kilómetros de distancia regularmente se lanzan promociones muy suculentas. Lima, Buenos Aires y Caracas son tres de las ciudades alcanzables por poco dinero, aunque el listado va mucho más allá.

Amén de reservar los vuelos varios meses antes de llevarlos a cabo en el sector de las aerolíneas se da otra práctica que también suele conllevar un importante ahorro por parte de los consumidores que la realizan. La misma consiste en decantarse por asientos aleatorios.

Si bien es cierto que no todas las compañías lo permiten, algunas de ellas ofrecen la posibilidad de que el propio sistema asigne los asientos, siendo altamente probable que dos personas viajen separadas. Ello puede no ser demasiado atractivo sobre todo en un vuelo de unas diez o doce horas de duración, pero la reducción de precio aplicada lo compensa haciendo que merezca mucho la pena.

Alquilar una habitación

Por suerte Sudamérica no se caracteriza por ser cara. De hecho, la mayoría de sus regiones presumen de tener precios realmente asequibles. Sin embargo, en términos de alojamiento pueden llegar a dispararse especialmente si se reservan hoteles o apartamentos en zonas céntricas.

Una clave que cada vez es puesta en práctica por más viajeros gallegos se resume en alquilar una habitación de una casa o piso particular. En la actualidad son decenas los servicios existentes en la red a través de los que es posible hacerlo, pudiendo elegir entre miles de viviendas.

Precisamente la disposición de tantas alternativas da pie a que resulte muy sencillo encontrar un domicilio que se adecúe a tus necesidades: espacio para fumadores, baño privado o compartido, posibilidad de utilizar la cocina evitando así un mayor consumo provocado por tener que acudir a restaurantes, etcétera.

Esta opción está adquiriendo mucha popularidad en América Latina no solo por los bajos precios que conlleva, sino también por acarrear un disfrute directo de la hospitalidad que caracteriza a bolivianos, colombianos y la práctica totalidad de residentes en los diversos países que conforman el mencionado subcontinente austral.

Transporte compartido para un mayor ahorro

Muchas de las regiones de Sudamérica presumen de tener un buen servicio de transporte público que, además, es bastante económico. Aun así, existe una opción que resulta si cabe más barata y cómoda. Se trata de compartir vehículo con el propietario del mismo, tratándose nuevamente de una alternativa cuya popularidad se está viendo incrementada en los últimos años. Y es que forma parte de la conocida como economía colaborativa que tanta importancia tiene actualmente para toda la sociedad en general.

Haciendo uso de aplicaciones o portales online es fácil dar con un conductor que pretenda llevar a cabo el mismo trayecto que tú quieres efectuar. Abonando el precio previamente acordado pasa a disfrutarse de un recorrido confortable con un individuo local que, a su vez, puede aportar innumerables conocimientos relacionados con la cultura de la región y con tantos otros aspectos de gran interés a nivel turístico.

Con todas las claves que han sido sacadas a colación no pasarás por apuros económicos a la hora de viajar a Sudamérica y tu estancia allí resultará barata, ocasionando que puedas repetir la experiencia en más ocasiones sin requerir varios años de ahorro. Gracias a ello podrás disfrutar prácticamente siempre que quieras de multitud de países cuyos habitantes te recibirán con los brazos abiertos.